viernes 14 de agosto de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Campo
martes 7 julio, 2020

El silobolsa, mal de todo los males

Desde la 125 el desencuentro entre la Producción y el Gobierno no ha tenido pausa. La dicotomía que muestran las encuestas sobre la apreciación que tiene el productor de sí mismo y la que tiene la sociedad se encuentra en las antípodas.

Federico Romero*

Foto: Alejandro Saleme
martes 7 julio, 2020

El lenguaje político está diseñado para que las mentiras parezcan verdades, el asesinato una acción respetable y para dar al viento apariencia de solidez (George Orwell).

Desde la 125 el desencuentro entre la Producción y el Gobierno no ha tenido pausa. La dicotomía que muestran las encuestas sobre la apreciación que tiene el productor de sí mismo y la que verdaderamente tiene la sociedad se encuentra en las antípodas; uno se considera un héroe imagen en la que héroe y víctima son sinónimos el otro rememora a El Avaro de Molière.

La dialéctica los pone en la vereda de enfrente y pretende arrimar agua para su propio molino. ¡Todo es mediático! Lo que hoy parece terrible, funesto, horrible, lapidario; mañana es reemplazado por algo igual pero distinto, aunque sea mentira sin entender que lo relevante de la mentira es el perjuicio que ocasiona. ¡No importa, si a nadie le importa!

"La 125" | El conflicto que cambió el destino del kirchnerismo

Aquello “que la riqueza es la bosta del diablo” confunde. Nadie aclara que la riqueza es la transformación del trabajo en la producción de bienes y servicios; hasta los economistas marxistas coinciden. Se pretende confundir riqueza con avaricia. Qué mejor que el silobolsa para transformarlo en emblema de dicha avaricia y de especulación. También en un arma de oposición; aunque la realidad muestra que hay igual o quizás menos cantidad de grano acopiado que en el gobierno anterior.

La dialéctica montada sobre la mentira, la violencia, el ataque a las instituciones republicanas y a la prensa libre es fácil de destruir con la razón. La sociedad pretende que se construyan puentes y no que se continúe cavando trincheras. La pandemia y el encierro contribuyen al hastío y al cansancio general de la ineptitud y mediocridad de la clase dirigente. Pare ello hay que tener por supuesto buenas intenciones y salir de la grieta para encontrar puntos en común. ¿Es factible? Parece difícil, los políticos no parecen tener interés al respecto. La sociedad clama por eso. Hace 2.500 años Platón alertaba que el precio de desentenderse de lo político era el ser gobernado por los peores hombres. Ni el Oráculo de Delfos fue tan preciso.

 

Nadie aclara que la riqueza es la transformación del trabajo en la producción de bienes y servicios; hasta los economistas marxistas coinciden. Se pretende confundir riqueza con avaricia.

 

Aunque pocos lo saben, el silobolsa es un invento argentino que produce trabajo a miles de familias y divisas al País; amén de ello, es una herramienta casi imprescindible en la producción tanto de granos como de distintas carnes. Demonizar alsilobolsa sirve a los objetivos destructivos (Vicentin, estatización del negocio de granos, reforma agraria y otras sandeces); como tal es una absoluta y monumental mentira, una canallada; por las siguientes razones:

  1. Es muy importante conocer que la Argentina no tiene suficiente capacidad instalada para soportar de golpe toda su producción de granos. Es decir, necesita espacio donde guardarlo.
  2. Si los productores vendieran sus granos todos al mismo momento para “liquidar divisas”; los precios se derrumbarían ocasionando un terrible perjuicio económico para el país en su conjunto y para el Estado Nacional en particular en la recaudación de impuestos al disminuir las retenciones impositivas que aplica a la exportación.
  3. Millones de toneladas de granos acopiadas en silobolsas son utilizadas a lo largo del año calendario para la producción de carnes rojas y blancas; esto es, vaca, pollo y cerdo. Asimismo para la producción de leche, aceites, huevos, balanceado para mascotas, harinas panificables –a nadie se le ocurriría pensar que el pan se elabora una sola vez para consumir todo el año-. Hasta el pochoclo es acopiado.
  4. Miles de toneladas de forrajes son acopiados en silobolsas como “forrajes de volumen” para la producción anual de carnes y/o leche. El llamado silaje picado de forrajes ; tales como, pasturas, alfalfa, sorgos, verdeos de invierno o verano etc.
  5. Por último y para cerrar el círculo virtuoso del silobolsa es necesario aclarar que hay miles de Pymes alrededor del mismo; ya sea en la confección o bien en la comercialización de tal insumo.

Podría continuar enumerando virtudes menores aunque no se me debería escapar que el productor necesita volver a sembrar e invertir varias centenas de dólares por hectárea y que tiene que echar mano a su reserva de granos para volver a hacerlo. Sobre todo en un país como la Argentina donde el crédito brilla por su ausencia entre otras cosas.

El costo para el Estado de los silobolsas rotos

Explicado esto y no por último menos importante, no se le escapará al observador común; lo metódico, casual e intenso de los hechos vandálicos de los últimos días que van mucho más allá de un mero hecho policial. Hay más de cien denuncias en la justicia del ataque a la propiedad privada que traen aparejada una clara intencionalidad política e ideológica.  Por un lado el vandalismo por el vandalismo mismo, que apunta al caos y a la disgregación social; aquello de que “cuanto peor mejor” metodología muy bien explicada en los manuales castristas de violencia urbana y aplicada en la Argentina en la década de los 70´s. Por el otro la búsqueda de un enemigo ficticio, aplicada por los políticos populistas. Quizás con el objetivo mediato de estatizar la comercialización de granos.

 

 

* Ingeniero en Producción Agropecuaria. Licenciado en Ciencias Agrarias


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5087

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.