miércoles 20 de octubre de 2021
BLOOMBERG Tiene un salario anual de 71 millones de euros
31-08-2020 20:30
31-08-2020 20:30

La salida de Messi es una gran oportunidad para el Barcelona

Perder a Lionel Messi no tiene por qué ser una catástrofe para el club deportivo más rico del mundo. La partida del 10 debería permitirle restablecer las expectativas salariales y asignar su capital de manera más eficiente.

31-08-2020 20:30

Perder a Lionel Messi no tiene por qué ser una catástrofe para el FC Barcelona. Puede ser una oportunidad.

El equipo de fútbol catalán es, en términos de ingresos, el club deportivo más rico del mundo, incluso más rico que los Dallas Cowboys de la NFL. Pero el salario anual reportado de Messi de 71 millones de euros (US$84 millones) tiene un efecto distorsionador en la estructura de costos del Barça, ya que les permite a otros jugadores (de menor nivel) buscar salarios comparables, elevando los costos generales. El año pasado, el club reportó una ganancia neta que representa solo 0,5% de sus 837 millones de euros en ventas. La salida de Messi, quien la semana pasada presentó una solicitud de transferencia, debería permitirle restablecer las expectativas salariales y asignar su capital de manera más eficiente.

La escasa ganancia se debe en parte a que el club es propiedad de sus 142.000 miembros, lo que significa que reinvierte todas las ganancias en el equipo. A medida que aumentan los ingresos del club, también lo hacen los salarios de los jugadores. El aumento de 44% en los ingresos entre 2017 y 2019 estuvo acompañado por un aumento proporcional en los salarios de los jugadores.

 

Cuánto vale Lionel Messi

El mayor impulso individual a las ventas provino de un nuevo acuerdo de auspicio con Nike Inc., que comenzó en 2018. Se informó un valor de al menos 155 millones de euros por temporada, aunque ha terminado siendo un poco menos después de que el Barça reclamara algunos derechos de marketing. Ese acuerdo le dio a Messi la oportunidad de conseguir un alza salarial propia. Le siguieron excelentes contratos para otros jugadores como el delantero Luis Suárez, el mediocampista Frenkie de Jong y la estrella francesa Antoine Griezmann.

El salario total del Barça ahora supera los 485 millones de euros al año, el más alto de todos los equipos de fútbol del mundo. Pero el desempeño en el campo no ha seguido ese mismo ritmo. El equipo no ha logrado ganar la Champions League, la principal competencia de fútbol de clubes de Europa, desde 2015. Cuando el Liverpool ganó el torneo en 2019, su salario era de solo 276 millones de euros, y tenía cinco jugadores más en el equipo.

Dado que la generosidad del Barcelona no ha sido recompensada con trofeos ni premios en dinero, el club se ha ido lentamente acercando a la no rentabilidad. Si no fuera por algunas transferencias, podría haber llegado a ella.

Por ejemplo, el año pasado intercambió al portero de reemplazo Jasper Cillessen por Neto, del Valencia, en un canje directo. Pero debido a la forma en que los valores de los jugadores se amortizan durante la duración de su contrato, eso podría haber permitido al Barça registrar un aumento en el valor de sus activos intangibles (sus jugadores), sin pagar dinero adicional. Esto puede traducirse en una ganancia contable a nivel operativo, a pesar de que no hay ingresos en efectivo involucrados.

La estructura de propiedad del gigante catalán hace que el flujo de caja sea más importante de lo que podría ser para los equipos con accionistas. Cuanto más gasta en jugadores, menos tiene en reserva para tiempos de escasez. Ser propiedad de los fanáticos significa que el Barça no puede vender una participación en sí mismo si alguna vez se enfrenta a dificultades financieras. O, al menos, no puede hacerlo sin la aprobación de los miembros, lo que hace que sea casi imposible.

Ese modelo basado en los fanáticos también significa que puede pedir prestado mucho menos que sus grandes rivales. Manchester United Plc tiene una deuda neta que es 2,7 veces inferior a su ebitda –un indicador de ganancias–, pero los estatutos del Barcelona limitan su deuda a dos veces el ebitda. Incluso con esos límites, siempre necesitará un flujo constante de efectivo para cubrir sus costos endeudamiento y brindar una reserva financiera.

 

La salida de Messi "ha impactado a toda la población de Barcelona"

 

La esperada salida de Messi no estará libre de sufrimiento para los contadores del Barça. Si bien el jugador tiene una cláusula de compra de 700 millones de euros en su contrato, está tratando de invocar una disposición que le permitiría irse gratis. Parece poco probable que el Barcelona permita que eso suceda, pero el valor presente neto de una partida puede hacer que incluso un acuerdo de menor precio valga la pena. Los ahorros en su contrato valdrían mucho en el dinero de hoy.

Una venta no solo reduciría el gasto en el propio Messi, sino que también frenaría el efecto inflacionario en otros salarios. Eso podría ser esencial a medida que avanzamos en la primera temporada completa en que los estadios vacíos por la pandemia reducirán las ventas de los clubes.

La megaestrella argentina ha sido el talismán para un equipo que fue considerado, en un momento, el mejor club de todos los tiempos, y ayudó a transformar al Barça en una gigante máquina de dinero. En los últimos años, su paquete salarial ha estirado los costos por una menor recompensa. Los fanáticos pueden preguntar cómo reemplazar lo irreemplazable, pero el declive llega a todos a la larga. Ahora es un buen momento para presionar el botón de reinicio.

 

P.M.

En esta Nota