sábado 17 de abril del 2021
OPINIóN Vacunados VIP
25-02-2021 15:29

Gobierno de compadres

Para un movimiento cuyo ‘motto’ es la "patria es el otro", el vacunagate constituye un golpe político descomunal.

Jorge Altamira*
25-02-2021 15:29

Para un movimiento cuyo ‘motto’ es la “patria es el otro”, el vacunagate constituye un golpe político descomunal. En ese mismo momento el gobierno nacional y los provinciales ordenaban la apertura de las aulas sin la vacunación previa del millón y medio de docentes de los distintos niveles. Lo hacía incluso luego de confirmar que distintas cepas, más contagiosas, iniciaban una circulación comunitaria en Argentina. La misma circunstancia, en Gran Bretaña e Italia por lo menos, había llevado al cierre de los establecimientos escolares. Para colmo de dislates, los protocolos ordenados para la enseñanza tienen visos de insalubridad incluso para tiempos corrientes y son también inadecuados desde el punto de vista pedagógico o para la cotidianeidad de las familias con educandos.

Estallido de indignación en Perú por el 'vacunagate'

Luego de insinuar una indignación con los ‘colados’, el oficialismo decidió reivindicar la política del vacunatorio a medida. Alegó que el personal aludido era “estratégico”. Curiosamente acaba de echar al ministro de Salud – el más ‘estratégico’ de todos. Convertir a los funcionarios públicos en imprescindibles es la manifestación más obscena de una ideología de Estado. Es obvio que, por caso, el Procurador del Tesoro puede ser reemplazado por otro sin desmedro, o incluso con un beneficio, para los infortunados procesos judiciales que atraviesa Argentina. El país carece, por otra parte, de un Procurador General que reúna las condiciones establecidas por la Constitución, sin que haya importado lo ‘estratégico’ de esa poltrona. Lo mismo ocurre con el directorio del Banco Central. En 2001, todos los ‘estrategas’, de Presidente para abajo, tuvieron que salir en helicóptero en razón de los daños, por cierto ‘estratégicos’ que habían causado – y así otros cuatro presidentes al hilo. Si los gobernadores e intendentes, o los embajadores, que se saltaron el lugar en la cola son “personal estratégico”, el régimen político presente no sería más que una trenza de corporaciones. La autojustificación oficial deja de lado que todos los cargos, incluido el de Presidente, tienen a su segundo, que se asumen no menos ‘estratégicos’ que sus primeros. Finalmente, tenemos a los Verbitsky, los Duhalde, los empresarios marplatenses, los secretarios privados –un país de caciques–.

Allanaron el hospital de San Nicolás por presunta vacunación clandestina

Del otro lado del mostrador -a la derecha, según el gobierno- no ha ocurrido nada diferente, con la obvia desventaja de no contar con el control del estado nacional y de la mayoría de las provincias. En Córdoba, Buenos Aires y Jujuy, hasta donde se sabe hasta ahora, el personal estratégico incluye a gobernadores e intendentes de JxC. Para ellos también “la patria es el otro” -yo-. En ausencia de pandemia, el cupo de vacunaciones bajo el gobierno de Macri eran las reservas del Banco Central. A partir de la corrida cambiaria fueron adjudicadas a los amigos del oficialismo y a los fondos nacionales e internacionales en los que trabajaban; en el caso particular del ex presidente, un llamado telefónico a Sergio Massa delató su interés en incorporar a su propia familia en el blanqueo de 2016. Una curiosidad, si cabe: el vacunatorio macrista acaba de ser perfeccionado por un vacunado estratégico del oficialismo, el ministro Guzmán, que convirtió una deuda pública con el fondo Pimco, de pesos a dólares, a un tipo de cambio preferencial. No se necesitaba una pandemia para enterarse de cuán estratégicos son los funcionarios públicos y sus mandantes. Para no exculpar a nadie, señalemos que ya están circulando los nombres del ‘personal estratégico’ que pertenece al poder judicial.

El gobierno anuncia ahora que va a apresurar la vacunación de docentes, cuando los contagios entre ellos se multiplican en la primera semana de clase Es una manera elegante también de mandar al residuo los protocolos supuestamente seguros que no lo son. También se anunció que se haría público el orden de vacunación de los distintos grupos, con nombre y apellido. Veremos. El problema político de fondo sigue en pie: la apropiación privada del estado por parte de camarillas políticas comprometidas en que ese Estado continúe su trabajo de fiel pagador de la deuda pública, o sea del hundimiento de salarios y jubilaciones. Un 48% de argentinos, abajo del nivel de pobreza, no gozan de status estratégico, ni de prioridad para la vacuna.

Menos de la mitad de las vacunas que llegaron al país fueron aplicadas

Por un capricho de la efemérides histórica, el affaire del vacunatorio estratégico coincide con el 150 aniversario de la Comuna de París, el primer gobierno obrero de la historia. En su lapso de vida, 73 días, organizó un gobierno republicano auténtico, porque estableció el armamento de la ciudadanía, la elección y revocabilidad de los representantes del pueblo, y asignó como salario del funcionario público el tope del de un obrero calificado.

Para los comuneros, estratégicos somos todos.


 

* Partido Obrero (Tendencia), director de Política.

           

En esta Nota