miércoles 22 de septiembre de 2021
POLITICA Néstor Kirchner
27-10-2020 12:37
27-10-2020 12:37

El día que PERFIL hizo enojar a Néstor Kirchner en New York, un mes antes de su muerte

En su apogeo político, Néstor Kirchner acompañó a la presidenta Cristina Fernández a Nueva York para la Asamblea General de la ONU, donde respondió algunas preguntas incómodas de PERFIL. Fallecería un mes más tarde.

27-10-2020 12:37

Un mes antes de su muerte, Néstor Kirchner disfrutaba de su apogeo político en la ciudad de Nueva York, adonde viajó para acompañar a la comitiva argentina para la Asamblea General de las Naciones Unidas liderada por la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner. A menos de dos semanas de haberse internado de urgencia en el Sanatorio de Los Arcos con la arteria carótida tapada, su médico, Luis Buonomo, confirmaba que “el ex presidente puede desenvolverse normalmente, sin ninguna indicación especial”.

Ese 27 de septiembre, Néstor encaró para el bello barrio del Greenwich Village, a un par de cuadras de Union Square en el sur de Manhattan, para dar una charla en el New School titulada “Latin America Rising”, que podría interpretarse como el ingreso de la región en un estadio social, económico y político superior. El año anterior, la tapa de The Economist mostraba al Cristo del Corcovado en Río de Janeiro despegando como una nave espacial, mientras el Brasil de Lula se consolidaba como la octava economía del mundo y los BRICS se imaginaban disputando el liderazgo global a los tradicionales poderes hegemónicos, castigados por la magnitud de la crisis desatada por la implosión de Lehman Brothers.

Argentina venía de años de crecimiento a “tasas chinas” (el PBI superó el 8% de 2003 a 2007, desacelerándose a 4% el 2008 y cayendo casi 6 puntos en el 2009 como consecuencia de la crisis financiera global, recuperándose 10% ese 2010) y Néstor había logrado trasladarle la presidencia a Cristina, consolidando un modelo de poder que tendría por lo menos un mandato más por delante. Alberto Fernández había dejado su cargo como jefe de Gabinete de Cristina dos años antes durante el conflicto con el campo, habiendo transitado toda la presidencia de Néstor y tan solo siete meses con ella, y ya comenzaba a criticar al oficialismo. “Hay una situación de desbande y una percepción errada de Cristina (…) ya era la presidenta, solo que había delegado la tarea de construcción política en Néstor”, decía días después de la muerte de Kirchner. Recién entraba en vigencia la Ley de Medios.

En ese contexto, Néstor y Cristina se paseaban felices por las calles de Nueva York, con poca custodia y saludando a los curiosos que se le acercaban. No solo habían viajado para la Asamblea de la ONU, sino también para visitar a Florencia que se había radicado en la Gran Manzana para estudiar cine en la New York Film Academy, como contó PERFIL en su momento. El viernes 24 de septiembre almorzaron en el exclusivo restaurante Bice de la calle 54 y la 5ª Avenida, donde fueron retratados por PERFIL. De muy buen humor inicialmente, Néstor comenzó a incomodarse frente a ciertas preguntas mientras Cristina no decía nada. Eventualmente la custodia presidencial alejó a los periodistas de PERFIL. Al día siguiente, las fotos de su paseo serían tapa del diario.

Néstor y Cristina Kirchner en Bice, 2010

Ese lunes 27 de septiembre en la charla en la New School, PERFIL le preguntó a Néstor si la alternancia en el poder de una pareja presidencial no era contraria al espíritu de la constitución y el respeto por las instituciones democráticas. Antes de contestar fue interrumpido por la moderadora planteando un tema protocolar, pero Néstor tomó la palabra, visiblemente molesto pero con soltura para chicanear, dijo, “déjeme, voy contestando pregunta a pregunta, así le contesto a este”, despertando las risas y el aplauso del público. Kirchner, con mucha más cintura frente a la crítica pública que CFK años después en Harvard, argumentó que estaban dentro del marco constitucional y que si fueran a ganar las próximas elecciones sería la validación por parte del electorado de su modelo político.

Esa fue la última vez que los Kirchner pudieron disfrutar una estadía en Nueva York para la Asamblea de la ONU. Al año siguiente, ya sin Néstor, Cristina acotó al máximo su estadía, mientras que en el 2012 ya se juntaban argentinos en la puerta del hotel y los distintos lugares donde estaría presente para cuestionar a su gobierno. Ese año, en Harvard, la presidenta se cruzó con estudiantes que criticaban su gestión y cuestionaban su patrimonio. “Chicos, estamos en Harvard, no en La Matanza”, dijo.