viernes 17 de septiembre de 2021
PROTAGONISTAS con 19 años cautivó al público
13-06-2020 02:50

Ángelo, de ‘Bake Off’: el joven que emocionó y venció a Lanata

Famosos y fanáticos lloraron por su eliminación. El programa fue lo más visto del domingo en TV y la primera tendencia en las redes sociales.

13-06-2020 02:50

“Este último fin de semana, cuando vi que le ganamos a Jorge Lanata, la verdad que lo festejé”, recuerda, entre risas, Ángelo Pedrazzoli. El joven participante de Bake Off Argentina quedó eliminado del reality el domingo pasado pero su salida logró generar en el público una emoción que se vio reflejada en el rating. 13,7 puntos marcó la emisión, convirtiéndose en lo más visto del día y superando a todos sus competidores. 

Pero las repercusiones no se notaron solo en las cifras televisivas, sino también en las redes sociales. “El domingo a la mañana pongo en Twitter ‘Hoy es domingo de Bake Off’ y la gente ya me empieza a escribir. A la tarde, horas antes que comience el programa, ya es tendencia”, explica Pedrazzoli a PERFIL y agrega sobre el fanatismo de los seguidores: “La verdad que es una locura que nos sobrepasó a todos los participantes”. 

—¿Cómo estás viviendo estos primeros días después de la eliminación?

—Tengo muchas actividades. Me llaman de medios para hacer notas y la gente me escribe por las redes así que intento responder a todos los que puedo. Un poco lo comparo con esa depresión post Bariloche cuando se termina el viaje y uno deja atrás todos esos días que vivió. Ahora sería la depresión post Bake Off (risas).

—¿Qué te genera que las personas cuenten que están tristes por tu salida? 

—Esperaba mucha repercusión en las redes sociales porque conocía Bake Off. Por las temporadas anteriores sabía que los seguidores se manifestaban mucho por esos medios. Pienso que en las redes se refleja lo que la gente vivía en las casas. Esperaban que sea domingo para ver el programa en familia porque Bake Off es muy amigable y un lindo reality para ver todos juntos. Compartían con nosotros todos esos momentos de alguna manera.  

—¿Seguías el rating también?

—Yo tenía cero televisión y nunca antes había estado en un programa. Pero soy muy loco por el rating y apenas termina cada programa me gusta saber cómo nos fue. Si ganamos o a cuántos puestos quedamos del primer lugar. Me encanta que Bake Off tenga mucho rating porque es una demostración de que al público le gusta. 

El actor Juan Minujín fue uno de los que aprovecharon su exposición para contar que estaba triste por la salida de Ángelo. “Cuando vi que se fue me puse a llorar”, reveló en estos días y, quizás sin darse cuenta, representó a miles de personas que compartieron ese sentimiento. Lo mismo sucedió con el chef Christophe, jurado del programa, quien al saber que Ángelo ya no estaría más en el programa lloró en cámara y comentó que “le gustaría tener un hijo como él”.  

Pedrazzoli tiene 19 años y es de Gualeguay, Entre Ríos. Cuando le confirmaron que iba a estar en Bake Off, el reality producido por Turner Latin América para Telefe, se encontraba en Buenos Aires estudiando una carrera relacionada con la gastronomía. “Pero era más relacionada a la parte salada de los alimentos. La verdad que no tenía mucha experiencia con la pastelería”, aclara en la charla con PERFIL. Eso no evitó que quedara quinto en un certamen que inició con 14 participantes. “Estoy contento con ese lugar y creo que cada uno llegó hasta donde tenía que llegar. Los cuatro que quedan tienen mucha más experiencia que yo y no me puedo comparar”, reflexiona desde su ciudad natal, donde realiza el aislamiento. 

La red explotó por un video que anticiparía el ganador de Bake Off

—¿Por qué te fuiste para Entre Ríos? 

—En Buenos Aires vivía en un monoambiente y preferí pasar la cuarentena acá que hay más campo y más tranquilidad. 

—¿Cómo fue la relación con tus compañeros?

—Es difícil generar una amistad con alguien en tan poco tiempo pero puedo decir que con algunos lo logré. A Gerardo, a la Tucu y a Sami, por ejemplo, los considero amigos. Estuvimos dos meses encerrados en una locación y fue con ellos con quienes compartimos la alegría de estar ahí pero también la presión. Fue como un viaje de egresados en el que gritamos mucho (risas). A veces en la combi íbamos gritando y había gente que quería descansar porque eran las siete de la mañana, así que nos retaron un par de veces pero la pasamos muy bien. Aprendí mucho de mis compañeros y se los agradezco.

—¿Siguen en contacto?

—Charlamos mucho por WhatsApp tanto con ellos como con el resto de los participantes. Nos pasamos fotos, avisamos de alguna actividad en particular o simplemente charlamos para contar cómo estamos. Hay un grupo en el que están todos los participantes y los productores. Después hay otro con los 14 participantes solamente y también uno que se llama “Los del interior”, que estamos los seis que somos de otras provincias. Con ellos sí hay un vínculo más íntimo por compartir ciertas cosas y en ese grupo las charlas son más personales. 

—¿Sos el participante más joven en “Bake Off Argentina”?

—Soy el segundo con 19 años. Porque Marcos tenía 18 y cumplió años en la carpa así que si bien los dos terminamos el programa con 19, él es un poco más joven. 

—¿Qué te imaginás que puede pasar de ahora en adelante?

—Soy muy joven y tengo tiempo para elegir, equivocarme y volver a elegir otro camino si es necesario. Lo bueno es que Bake Off me abrió las puertas a muchas posibilidades nuevas. Puedo terminar mi carrera, aprender más sobre gastronomía o dedicarme a las redes sociales, que es algo de lo que se puede vivir hoy en día.

—¿Cómo viven todo este proceso tus papás?

—Más tranquilos la verdad (risas). Mi mamá estaba triste porque me fui pero también me dijo que estaba aliviada porque ya no se iba a poner nerviosa los domingos. Esos días desde que se levantaba ya se ponía nerviosa y a medida que se acercaba el programa más. Y mi papá me dijo que lloró con todos los programas. Eso me sorprendió porque no es de llorar en general. Me pone feliz que ambos me hayan apoyado desde que les conté que iba a participar hasta el último día que estuve en la competencia. 

—¿A ellos también les llegan mensajes por vos?

—Sí, muchos. Soy de una ciudad chica y casi que soy el intendente ahora (risas). Mis papás son odontólogos y me cuentan que en el consultorio no hay un paciente que no les pregunte por mí o que quieran saber cómo estoy. No sé si será tan así pero la gente es cholula. Con la cuarentena no salgo a la calle ni hay mucha gente caminando así que no sé cómo sería eso pero por redes o a través de ellos me mandan saludos. 

—¿Y tus hermanos?

—Tengo tres. Una más grande, otra más chica y Genaro, que es mi gemelo. A él lo ayudé un poco con las redes sociales subiendo fotos y etiquetándolo. Ahora tiene como diez mil seguidores, que es un montón. Antes no era mucho de las redes pero ahora se amigó un poco y me alegra por él. Y mis hermanas lo mismo. 

—¿Tus conocidos en  Gualeguay qué te dicen?

—Tengo a mis amigos de toda la vida que son de mi ciudad y que siempre nos hablamos. Vimos uno de los programas todos juntos antes de la cuarentena pero después ya no pudimos continuar juntándonos. Siempre charlamos salvo cuando está Bake Off porque ahí no agarro mucho el celular sinceramente. Me gusta mirarlo concentrado y enfocado. Después me escribieron los profesores del colegio también. Todos me dijeron que los emocionaba que las personas vieran que soy humilde y yo les agradezco a ellos porque si soy como soy, es por mi familia y por mis profesores.