domingo 27 de mayo de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / CASO TRIACA
domingo 21 enero, 2018

Política y escándalo

La reacción social que se produjo ante la corrupción de la era K puede ser un boomerang para Cambiemos.

por Carlos De Angelis

UN PIONERO, José López. Foto: DIBUJO: PABLO TEMES

En 2017 se cumplieron cincuenta años de una obra que sería premonitoria. Se trata de La sociedad del espectáculo, del filósofo francés Guy Debord. En sus 221 tesis escritas en una época en que internet no era siquiera un sueño, señala que “bajo todas sus formas particulares, información o propaganda, publicidad o consumo directo de diversiones, el espectáculo constituye el modelo presente de la vida socialmente dominante”. Pero si la raíz de la palabra espectáculo –spectare– es mirar con detenimiento, hoy se trata de lo contrario: miles de estímulos desconectados entre sí funcionando en simultáneo con la consecuencia del surgimiento de una subjetividad fragmentada, sin una narrativa que los unifique.

El poder se hace visible. Comenzando el siglo XXI, otro libro daría claves para interpretar la Argentina de estos tiempos políticos. A partir del famoso affair Bill Clinton-Monica Lewinsky, el sociólogo británico John B. Thompson escribe El escándalo político. Poder y visibilidad en la era de los medios de comunicación. El desarrollo casi infinito de los canales informativos expone a las figuras públicas a una visibilidad casi imposible de evitar. Lejos de ser un asunto frívolo, en el momento en que la política renuncia al cambio social y a las transformaciones profundas, el escándalo pasa a ocupar el lugar de la política en la sociedad del espectáculo.

Hoy, en la Argentina, medios y programas utilizan el escándalo político casi como única materia prima. El objetivo, más que informar, es enojar al destinatario. Para esto el escándalo debe ser teatralizado, adornado, construido, para ponerlo en el terreno donde el mensaje penetre sin barreras cognitivas –la imagen–. Esta estrategia fue particularmente exitosa a lo largo de 2015, cuando –por ejemplo– se construyó un personaje que controlaría amplias redes de narcotráfico, y que por su apodo –la Morsa– se podía asimilar al entonces candidato a la gobernación de Buenos Aires Aníbal Fernández, cuya derrota a manos María Eugenia Vidal allanaría el triunfo en segunda vuelta de Mauricio Macri.

La invención del indignado. La lógica del escándalo político construye una nueva categoría sociopolítica de ciudadanos, que son los indignados, y genera un sujeto que destila un odio selectivo. En España los indignados con las políticas de austeridad, rescate bancario y corruptelas varias en el Partido Popular dieron a luz a Podemos, una formación de izquierda.

En Argentina los indignados se convirtieron en la columna vertebral anti K, nutrieron las marchas y los cacerolazos en 2012 y 2013, y finalmente fueron seducidos por el ascendente macrismo.

Para seguir alimentando a ese Galactus que son los indignados se utilizaron a fondo las herramientas del escándalo político con las dos herramientas principales de la sociedad del espectáculo: redes y televisión. El punto más alto fue la detención de José López y sus famosos bolsos en el convento. López era un funcionario de segunda línea desconocido para el gran público, que incluso portaba un nombre genérico, podía ser cualquier funcionario. El escándalo permitió convertir lo abstracto de la corrupción en una imagen que transformaría 12 años de gobiernos K en una asociación ilícita. Poco se dijo sobre el origen de los millones de dólares, pero el escándalo no requiere de explicaciones.

También dentro de esta estrategia se pudieron ver en el prime time televisivo las detenciones con forma de prisión preventiva de funcionarios, empresarios, y sindicalistas, hasta llegar a Julio De Vido y Amado Boudou. Todos rigurosamente vigilados con chaleco antibalas, casco y esposados, apostando al sensacionalismo que alimenta a los indignados. Obviamente algunos sindicalistas dan mucho material en este sentido, con su vida opulenta, sus autos de lujo, sus viajes en jet privado y hasta sus armas de fuego, propios de los playboys de los 60. En este sentido, Debord decía que “el espectáculo no es un conjunto de imágenes, sino una relación social entre personas mediatizadas por imágenes”. Esta relación social puede traducirse en una base electoral, cuando buena parte de los votantes de Cambiemos valora (y disfruta) el encarcelamiento de los popes del gobierno anterior.

Laberintos. Pero esa relación social forjada arduamente de estos dos años se puede volver en contra, como quedó en evidencia con el caso de Jorge Triaca y su relación con la casera e interventora del SOMU de San Fernando, Sandra Heredia. Las tecnologías de la comunicación muestran su capacidad de hacer pública cualquier conversación privada en instantes, transformando lo opaco en trasparente. De esta forma una noticia de una agencia pequeña como Opi Santa Cruz llega a las portadas de los grandes diarios nacionales con la fuerza de la voz del ministro insultando a su ex empleada.

Curiosamente, la indignación provino en mayor medida de los propios votantes del oficialismo, que reclamaban una medida ejemplar. La pedían fundamentalmente porque al final del día la situación vulnera la superioridad moral que está en la base del votante de Cambiemos, y perciben el daño que le provoca a la legitimidad del propio Presidente. La frase de apoyo de Marcos Peña no los tranquilizó: “Es un error, pero no le va a costar el cargo”. La situación se vuelve aun más compleja en momentos en que la reforma laboral, la gran apuesta del gobierno nacional para 2018, entra en un terreno empantanado, y algunos funcionarios de primer orden hubieran preferido que se llevara a cabo en términos más expeditivos que un trabajoso consenso con una CGT en crisis. Será difícil en este nuevo contexto avanzar con la idea de intervenir una serie de sindicatos, Camioneros incluido.

La otra gran cuestión son las paritarias de este año, cuando el Gobierno expuso firmemente la decisión de poner un techo del 15%, a fin de alinearla con el target de inflación anual. Se abre la pregunta de si el oficialismo estaría dispuesto a suspender las paritarias de este año, estableciendo el aumento de los salarios por decreto, como era normal hasta 2002. Una decisión de esa naturaleza no sería una mala noticia para quienes trabajan fuera de convenio, pero podría marcar una ruptura con los sindicatos de mayor capacidad de negociación colectiva, como bancarios o mecánicos, y configuraría a todas luces una decisión temeraria.


*Sociólogo (@cfdeangelis).


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4277

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 5985-4606 | (5411) 5985-4603 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.