miércoles 20 de octubre de 2021
ACTUALIDAD Tráfico ilegal de personas
26-10-2020 19:33
26-10-2020 19:33

Siete serbios creyeron que un escondite a 500 kilómetros los llevaría al paraíso

Hallaron en Paraguay un container que había partido tres meses atrás de Montenegro, con siete inmigrantes ilegales. Venían de Serbia, tenían que llegar a Italia y aparecieron en América. Los menores de 18 años son el sector más pobre de ese país de Europa del Este.

26-10-2020 19:33

Desde el sábado, Paraguay y Serbia están consternadas. Varios trabajadores encontraron en el barrio Santa María de Asunción restos de siete personas en avanzado estado de descomposición y algunos, decapitados. Estaban escondidos dentro de un conteiner de fertilizantes, como parte de un cargamento de seis que provenía de Serbia. El investigador en Jefe Marcelo Saldívar informó a la agencia Asociated Press que tres de los hombres eran marroquíes, uno, egipcio y que de los otros tres aún no se sabía nada. 

Sin embargo, la noticia corrió rápido por las redes y un argelino que vive en Sarajevo, Smail Maouchi, publicó un mensaje en árabe en su cuenta de facebook diciendo que los conocía. “Dios es grande. Con profunda tristeza hemos recibido la noticia de que los cuerpos de nuestros hermanos y amigos que desaparecieron hace tres meses en un viaje de tren desde Serbia fueron hallados ayer en Paraguay. Eran siete jóvenes procedentes de Argelia, Marruecos y Egipto que murieron en una terrible tragedia. Somos de Dios y a él volvemos. Que Dios tenga piedad de los seres queridos y que sus tumbas sean un jardín del paraíso y que inspire paciencia y tranquilidad a sus familiares. No hay más fuerza que Dios". 

Esta información corrobora la sospecha inicial de la policía: se trataba de inmigrantes ilegales que dejaron Serbia, escondidos en un container de fertilizantes que se llevó hasta un tren de carga que debía partir de Montenegro y llegar a Italia. Sin embargo, el tren nunca se dirigió a Italia sino a un puerto, en donde se o subió a un barco rumbo a Croacia y finalmente partió hacia América del Sur. Por eso, los migrantes tenían mochilas con documentos, galletitas y agua, pensando que el viaje sería de 500 kilómetros. Sin embargo, el plan se les fue de las manos y fallecieron tras recorrer pasivamente 16 mil kilómetros.


Estuvieron tres meses encerrados en un ataúd de lata, y si no murieron de intoxicación, fue de hambre, sed, falta de oxígeno o alguna enfermedad. 


El cargamento arribó al Puerto Terport de Villeta el 19 de octubre. “Cuando abrimos el container, en seguida sentimos un olor nauseabundo”, dijo Vernon Rempel Baerg, el dueño de la empresa que había comprado el fertilizante. Inmediatamente llamó a la policía local. “Lo que me intriga es que no haya llamado la atención el olor nauseabundo del contenedor en los puertos. La empresa transportadora me envió imágenes de cuando se iba cargando, y de cuando se cerró, según comentó Rempel Baerg a ABC de Paraguay.

Dentro del contenedor, las autoridades también encontraron una tarjeta para viajar en taxi, celulares, auriculares, baterías, chips, colchones y almohadas. Por los documentos que portaban, inmediatamente se pudo identificar a Ahmed Belmiloudi, marroquí de 20 años, y a  de Yasa Barabara, egipcio de 19 años. De todos modos, no se descarta que esa documentación sea falsa.


Todo este episodio hace pensar en el tráfico ilegal de personas en manos de mafias que operan en ciudades asiáticas o del este europeo prometiendo papeles de ingreso a Europa y que la mayoría de las veces no se concreta.  

En 2019, fueron hallados los restos de 39 vietnamitas apilados dentro de  en un camión en el este de Londres. 
Sin costas, Serbia tiene el bellísimo Danubio que la conecta con Europa central y el Mar Negro y muchas desigualdades, repartidas entre provincias ricas como Vojvodina y una tasa de riesgo de pobreza del 25,4%. Los estudios más recientes indican que entre los menores de 18 años se concentra la mayor pobreza de la población: 30%. En Serbia, el umbral de pobreza es de 1.400 euros para una persona que vive sola.