lunes 30 de enero de 2023
CIENCIA Desintegración orbital

¿Así será el fin de la Tierra? Un planeta se precipita a su destrucción contra su estrella anfitriona

Un estudio del Centro de Astrofísica Harvard/Smithsonian determinó que el exoplaneta Kepler-1658b cada vez se acerca más a su "sol". "Terminará siendo engullido", sostuvo la autora del descubrimiento.

19-12-2022 18:12

Un estudio reciente dio a conocer que el primer exoplaneta descubierto por el Telescopio Espacial Kepler se encuentra en una trayectoria de espiral hacia su estrella más madura, destinado a impactar y sufrir una "destrucción total". Los astrónomos estiman que este podría ser el mismo fin de la Tierra, dentro de miles de millones de años.

Se trata del planeta alienígena Kepler-1658b, descubierto en 2019, el cual es más grande que Júpiter y tarda 3,8 días en completar una órbita de su estrella, denominada Kepler-1658. El mismo está 0,0544 unidades astronómicas (AU) de su "sol", es decir más de 8 millones de kilómetros, pero se está acercando cada vez más.

Se acerca a la Tierra el "Asteroide de Navidad": mide 140 metros y se podrá ver en algunos países

Así lo reveló la investigación publicada este lunes en el diario científico “The Astrophysicial Journal Letters”, que revela otras perspectivas sobre el proceso de desintegración de órbitas planetarias. El estudio destaca que es la primera vez que se registra un sistema que esté en una fase de evolución tan avanzada.

La autora del descubrimiento, la astrónoma Ashley Chontos, de la Universidad de Princeton, reveló en una entrevista: “Desafortunadamente, está cayendo en espiral hacia su estrella anfitriona. Al planeta le quedan aproximadamente 2.5 millones de años antes de enfrentarse a una muerte feroz. Terminará siendo engullido”.

Planeta Kepler 1658b (Ilustración)

Por su parte, Shreyas Vissapragada, becario del Centro de Astrofísica Harvard/Smithsonian y uno de los principales autores del estudio, señaló que ya se habían detectado indicios de exoplanetas que se inspiran en sus estrellas, pero nunca antes se había visto a uno de este tipo alrededor de una estrella evolucionada.

"La teoría predice que las estrellas evolucionadas son muy eficaces a la hora de extraer energía de las órbitas de sus planetas, y ahora podemos probar esas teorías con observaciones", agregó.

Planeta Kepler 1658b (Ilustración)
Otro de los planetas descubiertos por el Telescopio Espacial Kepler.

El Kepler-1658b es un "Júpiter caliente", apodo que le han puesto los investigadores por su masa y tamaño similares a los que tiene el planeta más grande del sistema solar, pero en órbitas mucho más cercanas y abrasadoras a sus estrellas anfitrionas.

En comparación, la distancia de este exoplaneta con su estrella es aproximadamente una octava parte de la distancia entre Mercurio y nuestro sol (casi 58 millones de millas o 0,4 AU).

La "muerte estelar" del Kepler 1658b

El estudio fue hecho con la recopilación de datos captados por tres telescopios. Allí, analizaron la información: caídas periódicas en la luz de las estrellas que indican que un planeta está cruzando y bloqueando brevemente la luz de su estrella. Entonces encontraron que en los últimos 13 años, el intervalo entre los tránsitos de Kepler-1658b ha disminuido leve pero constantemente.

En cuanto a lo que está causando el decaimiento orbital, los investigadores apuntan a que podría ser por las mareas, el mismo fenómeno responsable del ascenso y descenso diario de las olas en los mares de la Tierra. Estas son generadas por interacciones gravitatorias entre dos cuerpos en órbita, como entre la Tierra y la Luna, o entre Kepler-1658b y su estrella.

La NASA confirmó la existencia de más de 5 mil planetas más allá del sistema solar

Además, la estrella de Kepler-1658b ha evolucionado hasta el punto de su ciclo de vida estelar en el que ha comenzado a expandirse, tal como se espera que lo haga nuestro Sol -que en la actualidad se encuentra en la Secuencia Principal de la evolución estelar-, y ha entrado en lo que los astrónomos llaman una fase Subgigante.

Las Subgigantes eventualmente se convierten en Gigantes Rojas: estrellas moribundas en las etapas finales de su evolución, con atmósferas grandes e hinchadas que pulsan.

fp / ds