sábado 12 de junio de 2021
ECONOMIA Dia Internacional de la Mujer
01-03-2020 01:50

La brecha de poder de género

01-03-2020 01:50

La desigualdad de género es la injusticia abrumadora de nuestra época y el mayor desafío de derechos humanos que enfrentamos. Pero la igualdad de género ofrece soluciones a algunos de los problemas más difíciles de resolver de nuestro tiempo.

En todas partes las mujeres están en peor situación que los hombres, simplemente porque son mujeres. Y la realidad es aún peor para las mujeres que integran minorías, mujeres mayores, personas con discapacidad y las mujeres migrantes y refugiadas.

Si bien hemos visto un enorme progreso en los derechos de las mujeres en las décadas recientes, desde la abolición de las leyes discriminatorias hasta un incremento en el número de niñas matriculadas en la escuela, ahora enfrentamos un poderoso retroceso. Las protecciones legales contra la violación y el abuso doméstico se están diluyendo en algunos países, mientras que las políticas que penalizan a las mujeres, desde la austeridad hasta la reproducción coercitiva, se están introduciendo en otros. Los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres están bajo amenaza desde todos los frentes.

Todo esto se debe a que la igualdad de género es fundamentalmente una cuestión de poder. Siglos de discriminación y patriarcado firmemente arraigado han creado una enorme brecha de poder de género en nuestras economías, nuestros sistemas políticos y nuestras corporaciones. La evidencia está en todas partes. Las mujeres todavía están excluidas de los puestos altos de decisión, desde gobiernos hasta juntas corporativas y prestigiosas ceremonias de premiación. Las mujeres líderes y figuras públicas enfrentan acoso, amenazas y abuso en línea y fuera de línea. La brecha salarial de género es solo un síntoma de la brecha de poder de género.

Incluso los datos supuestamente neutrales sobre los que se fundamenta la toma de decisiones en cuestiones tan diversas como la planificación urbana y las pruebas con medicamentos toman a menudo por defecto al hombre como base; se percibe a los hombres como la norma, mientras que las mujeres son la excepción.

Las mujeres y las niñas también luchan con siglos de misoginia y la eliminación de sus logros. Son ridiculizadas como histéricas u hormonales; son juzgadas rutinariamente por su apariencia; están sujetas a mitos sin fin y tabúes sobre sus funciones corporales naturales; se enfrentan a diario con el sexismo, la condescendencia machista y la culpabilización de las víctimas.

Esto nos afecta profundamente a todos y es una barrera para resolver muchos de los desafíos y amenazas que enfrentamos.

Tomemos la desigualdad. Las mujeres ganan 77 centavos por cada dólar que ganan los hombres. La última investigación realizada por el Foro Económico Mundial indica que tomará 257 años cerrar esta brecha. Mientras tanto, las mujeres y las niñas realizan unos 12 mil millones de horas de trabajo de cuidado no remunerado todos los días, que simplemente no figuran en la toma de decisiones económicas. Si queremos lograr una globalización justa que funcione para todos, debemos basar nuestras políticas en estadísticas que tengan en cuenta las verdaderas contribuciones de las mujeres.

La tecnología digital es otro caso en cuestión. La falta de equilibrio entre los géneros en las universidades, las startups y los Silicon Valley de nuestro tiempo es profundamente preocupante. Estos centros tecnológicos están dando forma a las sociedades y economías del futuro; no podemos permitir que apuntalen y exacerben el dominio masculino.

O tomemos las guerras que están devastando nuestro mundo. Existe una línea recta entre la violencia contra la mujer, la opresión civil y el conflicto. La forma en que una sociedad trata a la mitad femenina de su población es un indicador significativo de cómo tratará a los demás. Incluso en sociedades pacíficas, muchas mujeres están en peligro mortal en sus propios hogares.

Incluso hay una brecha de género en nuestra respuesta a la crisis climática. Las iniciativas para reducir y reciclar se comercializan de manera abrumadora a las mujeres, mientras que los hombres tienen más probabilidades de confiar en soluciones tecnológicas no probadas. Y las mujeres economistas y parlamentarias tienen más probabilidades que los hombres de apoyar políticas pro ambientales.

Finalmente, la representación política es la evidencia más clara de la brecha de poder de género. Las mujeres están totalmente superadas en número por los hombres, el promedio es de tres a uno en los parlamentos de todo el mundo, a pesar de que su presencia está estrechamente relacionada con la innovación y la inversión en salud y educación. No es casualidad que los gobiernos que están redefiniendo el éxito económico para incluir el bienestar y la sostenibilidad sean liderados por mujeres.

Por estas razones, una de mis primeras prioridades en las Naciones Unidas fue incluir más mujeres dentro de nuestro liderazgo. Hemos logrado la paridad de género a nivel de funcionarios senior dos años antes de lo planeado, y tenemos un mapa de ruta para lograr la paridad en todos los niveles en los próximos años.

Nuestro mundo está en problemas, y la igualdad de género es una parte esencial de la respuesta. Los problemas provocados por el hombre tienen soluciones impulsadas por seres humanos. La igualdad de género es un medio de redefinir y transformar el poder que generará beneficios para todos.

El siglo XXI debe ser el siglo de la igualdad de las mujeres en las negociaciones de paz y de comercio; en los consejos de administración y en las aulas; en el G20 y en las Naciones Unidas.

Es hora de dejar de intentar cambiar a las mujeres y de empezar a cambiar los sistemas que les impiden desplegar su potencial.

*Secretario General de las Naciones Unidas.

En esta Nota