viernes 17 de septiembre de 2021
ECONOMIA Trabajo en crisis
09-10-2020 10:10

Los industriales proponen medidas para evitar que suspensiones se conviertan en despidos

El objetivo es que se implementen medidas que tiendan a "favorecer la contratación de personal" y la generación de nuevos empleos, con miras la "nueva normalidad" que impone la crisis del Covid.

09-10-2020 10:10

La cúpula de la Unión Industrial Argentina le acercó al Gobierno algunas sugerencias de medidas para evitar que la ola de suspensiones de personal que se viene registrando desde que comenzó la pandemia del coronavirus se transforme, en el corto plazo, en despidos directos, lo que agravaría notablemente la complicada situación del trabajo y la pobreza en el país.

Fuentes de la entidad fabril comentaron a Perfil que el objetivo es que se implementen medidas que tiendan a "favorecer la contratación de personal" y la generación de nuevos empleos, con miras la "nueva normalidad" que impone la crisis del Covid.

Para ello, se busca que el Gobierno empiece a desarmar paulatinamente el esquema de "cepo" laboral que se instrumentó para frenar la sangría de puestos de trabajo, como han sido la doble indemnización y la prohibición de despidos, recientemente prorrogada hasta fin de año.

Para la dirigencia industrial es fundamental establecer en poco tiempo medidas que tiendan a reducir las cargas que gravan la masa salarial para la generación de nuevos puestos de trabajo.

También se habla de la conformación de un fondo especial destinado a promover la reinserción laboral de aquellos que fueron despedidos o suspendidos durante la prolongada cuarentena.

El trabajo es otra víctima de la crisis económica acelerada por la pandemia

"Hay que recuperar el empleo dando cierta flexibilidad, concertando entre el Gobierno, el sector empresario y los sindicatos que la prioridad es que la gente vuelva a tener un trabajo formal, en blanco, y para ello es esencial establecer determinados incentivos que se están aplicando en diversas partes del mundo", resaltó una fuente de la entidad fabril.

Este tema fue uno de los que los dirigentes de la UIA también conversaron con los enviados del Fondo Monetario Internacional, en una reunión que se realizó en un hotel de la zona de Puerto Madero.

Tanto en ese encuentro con el Fondo Monetario como en las conversaciones que los dirigentes empresarios mantuvieron con funcionarios del Gobierno en esta última semana, el concepto que los ejecutivos reiteraron en forma constante es "generar las condiciones esenciales para recuperar el empleo".

"Esto hay que trabajarlo profundamente con el Gobierno. Sabemos que no hay margen fiscal, tampoco hay margen para subir impuestos, eso se lo dijimos claramente al FMI. Por eso, hay que elaborarlo con sumo equilibrio entre lo que puede ayudar el Estado y aportar las empresas para darle a la gente oportunidades de trabajo", agregó la misma fuente de la UIA.

Daniel Funes de Rioja: "Hay que resolver el problema de las prohibiciones de despido"

En ese sentido, hay otro dos puntos que se consideran cruciales para el mercado laboral y que es motivo de advertencia por parte de dirigentes empresarios y consultoras.

Uno es la notable caída del salario real medido en dólares en el transcurso de los últimos meses y otro es el desempleo encubierto que implica la crisis de las suspensiones laborales.

En el primer tema el salario mínimo de la Argentina, con un dólar ahora de 158 pesos en el paralelo, se ubica en 110 dólares y el sueldo promedio en 280 dólares.

Ese sueldo promedio ubica a la Argentina dentro de los países con menor nivel de remuneración de los trabajadores en América Latina.

El otro aspecto esencial es que la última tasa de desocupación, correspondiente al segundo trimestre del año, del 13,1% se la considera como un dato sumamente relativo, ya que ese período coincidió con la etapa de la cuarentena más estricta en el país.

Precisamente, sobre esto último, el Centro de Estudios de la Nueva Economía  (CENE) advierte que la última tasa de desempleo fue más elevada, ubicándola en torno al 18,7%, las más elevada desde 2002.

"Esto se debe a que el Indec registró un salto abrupto en la categoría de inactivos disponibles para trabajar, cuyo total representaría 1,3 millones de personas. Si se suman a los 2,2 millones que el Indec computó como desocupados, da un total de 3,5 millones de desempleados", agrega el informe.

LR