viernes 23 de julio de 2021
OPINIóN
28-06-2021 13:16

Siete desafíos a la seguridad nacional

Nuestro país se encuentra inmerso en al menos siete desafíos que atentan contra la seguridad, los intereses y principios de la nación; la mayoría de estos tienen un actor en común; se trata de la República Popular China.

28-06-2021 13:16

Nuestro país se encuentra inmerso en al menos siete desafíos que atentan contra la seguridad, los intereses y principios de la nación; la mayoría de estos tienen un actor en común; se trata de la República Popular China. En efecto, cuando revisamos los potenciales conflictos que nuestro país debe enfrentar, el régimen oriental dice presente en forma directa o indirecta en la mayoría de estos. Si bien el gigante asiático es el principal socio comercial con el 12% de las exportaciones y el 22% de las importaciones; sumado ello a lo que hoy se denomina la “Diplomacia de las vacunas” con motivo de la pandemia de Covid-19; existen otras amenazas que nos invitan hacer un reflexivo repaso y encender las alarmas para ocuparnos adecuadamente y brindar la soluciones necesarias.  

 

1 La Base militar en la Patagonia

La primera de estas amenazas es una poderosa antena de casi 16 pisos de altura, localizada en 200 hectáreas ubicadas en Bajada del Agrio, en la Provincia de Neuquén. La operan unos 30 funcionarios chinos por el plazo de 50 años. La estación es administrada por La Agencia Nacional China de Lanzamiento, Seguimiento y Control General de Satélites (CLTC), que responde al Partido Comunista Chino (PCC). Sin embargo inquieta la posibilidad que esta forme parte del complejo Intercontinental Ballistic Missile (ICBM), léase armas de destrucción masiva, entre otras funciones y que además le otorgue la capacidad de monitorear tanto los cuerpos celestes del espacio como también la ubicación y trayectoria de los satélites norteamericanos y otras naciones de occidente que recorren el hemisferio sur, interceptando comunicaciones sensibles de otros países e incluso enviar mensajes encriptados; aunque el régimen declaró que la estación tiene exclusivo uso civil. El acuerdo firmado por Cristina Fernández y ratificado por Mauricio Macri, indica que no podrían llevarse adelante tareas de supervisión ni reconocimiento; lo que lo convierte en violatorio a principios constitucionales y de acuerdos previos celebrados con países aliadas. Esta situación crea la necesidad de revisar el mismo y establecer medidas de control que satisfagan a las partes afectadas.

La de Bajada del Agrio no sería la única de estas instalaciones en el país. En efecto, desde el 2015 funciona el proyecto Radiotelescopio de China Argentina (CART) en la localidad de “El Leoncito”, departamento Calingasta en la Provincia de San Juan, mediante el convenio firmado en 2014 entre la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) y la Academia China de Ciencias. Con funciones en algunos aspectos complementarias a la de la Provincia de Neuquén, se trataría de la segunda de su especie en el país y el telescopio más grande de Sudamérica. Un radiotelescopio es un telescopio con el cual en lugar de mirar a través del visual, recibe radiaciones electromagnéticas dentro del espectro de ondas de radio. Si la existencia de estos dos establecimientos resulta preocupante, debemos decir que hay en camino una tercera instalación en marcha; esta vez en la Provincia de Santa Cruz. Se trata del “Proyecto de tecnología aeroespacial para Río Gallegos”, que tiene por objetivo la construcción e implantación de una Estación Terrena en el Parque Industrial de la ciudad de Rio Gallegos, que albergará de 4 a 6 antenas satelitales. La constructora será la empresa china Beijing Aerospace Satelliteherd; por lo demás sabemos como podría acabar esta historia.

Bitcoin cayó casi 10% luego de que China restringiera las "granjas de minado"

► El mar continental

Todos los años, y desde hace varias décadas, una flota de unos 450 buques recorre nuestro mar territorial, realizando pesca ilegal no declarad o no reglamentada sobre la milla 200. La pesca ilegal hace referencia a la que es “realizada por buques nacionales o extranjeros en aguas bajo la jurisdicción de un Estado, sin el permiso de éste o contraviniendo su legislación”, como ocurre cada vez que un buque extranjero atraviesa el Mar Argentino y se ubica en la milla 199 o aún más cerca del continente. La pesca no declarada como la que sucede cuando un barco realiza la actividad sin declararla a la autoridad nacional competente, en contravención de la legislación nacional. La pesca no reglamentada es la realizada en zonas o en relación con poblaciones de peces respecto de las cuales no existen medidas aplicables de conservación u ordenación.

Nuestro mar se encuentra acechado cada año por buques de China (45%), Corea del Sur (20%), Taiwán (20%) y España (15%) a la espera de poder cruzar el límite y pescar ilegalmente en territorio marítimo nacional. Un 20% de los barcos apagan el Sistema de Identificación Automática (AIS) -que, a través de ondas de radio, transmite la posición del barco, y cuyo encendido es obligatorio- para no ser identificados; en estos casos esa cifra ascendería a 550. La gran mayoría de esos barcos son poteros, barcos que utilizan artes de pesca selectivas y que pescan normalmente de noche. Los cardúmenes son concentrados durante la noche a través de la iluminación procedente de fuertes lámparas en cubierta. “es decir destinados a la pesca de calamar. Luego del langostino y la merluza Hubbsi, el calamar Illex es el tercer mayor producto exportado por la Argentina, siendo sus principales mercados de destino España, China y Tailandia.

La flota pesquera china, que representa la mitad de los buques que operan en la zona, comienza su curso de depredación en Ecuador, continuando por Perú y Chile hasta nuestras aguas. La misma posee al menos 8 buques de reabastecimiento y otros tantos de apoyo general, y podría contar con escolta armada, como ha ocurrido en el caso de la fragata de misiles guiados Weifang (Hull 550) de la 33ª fuerza de tarea de escolta naval en el Golfo de Adén. La presencia de la Armada Argentina se ve reducida a la limitación presupuestaria y de equipamiento, que solo encuentra algún consuelo en la capacidad de rastreo satelital para hacer seguimiento de estos buques que operan en nuestras aguas. Cuando estos son interceptados, la sanción es sólo de carácter administrativo, que va de los 500 mil litros a los 3 millones de litros de gasoil, de acuerdo con la gravedad del delito, con un piso de $ 25 millones y un techo de $ 150 millones, es decir que esta actividad no constituye un delito. Cabe sumar que se denunciaron violaciones a los derechos humanos del personal a bordo de estos pesqueros. Un informe de 2018 de la campaña Océano Sanos de la organización Organización para la Conservación de Cetáceos (OCC) describe la situación de trabajo esclavo, trata y muerte en el Atlántico Sur. Entre los casos mencionados se destaca lo ocurrido en 2014, donde 28 tripulantes de origen africano desembarcaron en Montevideo, Uruguay, de un barco chino y denunciaron maltrato físico y psicológico. Los hombres tenían marcas de grilletes en los tobillos. Este cuadro de depredación, indefensión y violación a los DDHH suma a la pasividad de nuestro gobierno, que mediante actitudes como declaración de Alberto Fernández referente a la presencia del submarino USS Greeneville (SSN 772) en aguas internacionales cercanas a las Islas Malvinas, y  el rechazo a la visita del USS Stone, nave de la Guardia Costera de los EEUU, que podría haber colaborado con la pesca ilegal complica más el panorama. En efecto, la lucha contra este flagelo solo será posible mediante un acuerdo con el Reino Unido y Uruguay en primera instancia; y sumar a otras naciones afectadas para evitar el saqueo de nuestro litoral marino.

Biden suma a la OTAN a su cruzada para "contener" a China, que reacciona con furia

► El 5G

La denominación 5G corresponde a las siglas utilizadas para referirse a la quinta generación de tecnologías de telefonía móvil, viene a suceder al 4G y tiene como ventaja una tasa de datos de hasta 10 Gbps, de 10 a 100 veces superior a la red actual, una reducción del 90% en el consumo de energía de la red y hasta 100 dispositivos conectados por unidad de área entre otras cosas. Debido al mencionado incremento, se espera que estas redes no solo sean utilizadas por teléfonos como ocurre con las redes de telefonía actuales, sino que además puedan ser empleadas para uso general en ordenadores de escritorio o portátiles. Por esta misma razón se esperan nuevas aplicaciones en áreas como el internet de las cosas (IoT) y máquina a máquina. Los celulares 4G no soportarán las nuevas redes, los cuales necesitarán soporte para 5G. La competencia comercial global, la ciberseguridad y la protección de datos personales son centrales en la agenda del 5G en el mundo y especialmente en nuestro país. Los especialistas entienden que el 5G no sólo será una fuente para recopilar información de inteligencia, sino también uno de los campos de la ciberguerra. Es decir, ataques ejecutados a distancia contra la infraestructura crítica de naciones y compañías.

En este contexto, China renovó el swap por u$s8.500 millones que venció el 17 de julio pasado y que estaba vigente desde diciembre de 2015. El nuevo acuerdo permitirá que el Banco Central mantenga su nivel de reservas brutas para que sean utilizadas en caso de necesidad; pero esto claramente tiene un precio. En efecto, la potencia asiática tiene un interés explícito en que Huawei sea la empresa que llegue adelante en el despliegue de la próxima generación de telecomunicaciones en Argentina. El Presidente Fernández aún no descartó que la empresa de origen chino pueda competir en las licitaciones del país, y la misma ya accedió a un contrato clave autorizado por ARSAT. El coqueteo argentino por la red 5G con este país va a contramano de la decisión de las potencias de occidente. Es larga la lista de países que se han sumado al veto de los EEUU a Huawei al menos en forma parcial, entre ellos están el Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Francia y la lista continúa. En este punto, resulta necesario que nuestro país se sume a los mencionados en salvaguarda de los intereses propios de la seguridad nacional.  

 

Origen del Covid-19: descubren que algunas de las primeras secuencias fueron borradas en China

► La Hidrovía

La hidrovía Paraná-Paraguay es un sistema fluvial que va longitudinalmente desde Puerto Cáceres (Mato Grosso, Brasil), en el norte, hasta Nueva Palmira (Colonia, Uruguay), en el sur, con numerosos afluentes. Abarca cinco países: Argentina, Brasil, Uruguay, Bolivia y Paraguay (es una valiosa salida al mar para los últimos dos), más de 3442 km de costas y un área de casi 1,75 millones de km2, y es uno de los sistemas de mayor relevancia mundial, lo que le valió la calificación de "el Mississippi de América del Sur”. La ciudad de Santa Fe es una de las más importantes del país y está situada en el corazón de esta formidable autopista fluvial. Considerándola en conjunto con otra capital, como Paraná (a solo 30 km), y una ciudad fabril como Rafaela (a 125 km), integra una región de casi un millón de habitantes y una importantísima cantidad de industrias. Por esa verdadera autopista que incluye a más de noventa puertos del país, y circula por allí la producción de granos y derivados agroindustriales de la Argentina, Paraguay, Bolivia y parte de la producción del Estado brasileño de Mato Grosso. El pasado 30 de Abril se prorrogó por 90 días la concesión de la Hidrovía Paraná-ParaguayDe esta manera, la concesionaria Hidrovía SA, conformada por el grupo belga Jan de Nul y el holding argentino Emepa SA, continuará al frente de la "modernización, ampliación, señalización y tareas de dragado y redragado". El concesionario privado realiza los servicios encomendados por el Estado y a cambio les cobra directamente a los barcos transportistas de carga que navegan por las vías fluviales.

Los nombres de Cargill, Bunge, Archer Daniels Midland, Louis Dreyfus, cuatro de las mayores traders de granos en el mundo, y el de American Commercial Lines (ACL) International -unidad comercial del holding que domina el servicio fluvial en el Misisipi-, volverían a aparecer ligados a los proyectos de convertir ríos en canales industriales a través de sus inversiones en la costa del río Paraguay o del Paraná, o en las dos. En esta ocasión lo relevante es que China quiere entrar a este negocio. La potencia sumó ahora la decisión de ir por la arteria clave del complejo sojero. Los chinos vienen prometiendo inversiones elevadas al Gobierno desde que Alberto Fernández comenzó su mandato, el país asiático estaría hablando de aportes cercanos a los 30.000 millones de dólares. Estas inyecciones de capital serían clave para el dominio de las reservas domésticas de litio, la demanda aumentada de carne, y las negociaciones para sembrar megranjas porcinas en distintos puntos del país. Cabe agregar que este curso de aguas es estratégico para la prevención del contrabando de cocaína y de marihuana, que habría aumentado considerablemente en el último tiempo; y al que se sumó el de “tierras raras” usadas para metales de las computadoras.

Polémica con China: lanzan una campaña para detener la instalación de granjas industriales de cerdos

► Las relaciones con el Régimen venezolano

La postura del gobierno en relación al régimen narcoterrorista de Venezuela alcanzó niveles de absurdo durante la gestión del Presidente Alberto Fernández, quien mantiene una estrecha relación con Nicolás Maduro Moros, sindicado junto al titular de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello Rondón, como los líderes del denominado “Cartel de los Soles”, y sobre quienes pesa orden de captura internacional y recompensa sobre ellos y demás lugartenientes. La salida del Grupo Lima sumado al retiro de la demanda ante la Corte Penal Internacional de La Haya en los días previos a que La fiscal Fatou Bensouda confirme que está cerca de presentar sus hallazgos sobre el régimen chavista, agrava un incoherente y peligroso alineamiento con el narcotráfico, el terrorismo y otras potencias no democráticas.

El Estado venezolano apenas controla el 35% del territorio, el resto esta en manos de distintas organizaciones criminales, incluida la presencia de militares rusos y cubanos. Esta injerencia internacional se ve expresamente reflejada en la explotación del “Arco Minero” por empresas chinas, rusas y turcas. En efecto, el país sudamericano esta literalmente invadido y consolidada su situación de Estado fallido. La diáspora de aproximadamente 6 millones de personas refleja la crisis humanitaria, pero también habla del posible impacto de actividades vinculadas al narcotráfico y especialmente con el terrorismo; siendo esta gran migración el germen para la instalación de células por todo el continente americano, en especial si consideramos el expreso apoyo que le brindó la organización Hezbollah a Tareck El Aissami, así como el caso de venta de pasaportes diplomáticos en la Embajada venezolana en Irak. Esto sumado a hechos como la partida desde Irán de buques con destino al país caribeño cargados con lanchas militares; agitaría aún mas el clima de la región recordando a los tiempos de la crisis de los misiles en Cuba. 

China va a empezar a vacunar a nenes de más de 3 años contra el Covid-19

► El Escudo Norte

El “Escudo Norte” es la denominación del operativo para combatir el narcotráfico, la trata de personas y el contrabando en el norte argentino con el objetivo de controlar los espacios aéreos, terrestres y fluviales de las provincias de esa región del país. Las fuerzas de seguridad y armadas desplegaban sus aviones, helicópteros y radares. Fue creado en 2011 por el entonces gobierno de la presidente Cristina Fernández y tuvo continuidad durante la gestión de Mauricio Macri, coordinándose con el Operativo Fortín iniciado en 2007. En enero de 2016 se habilitó a la Fuerza Aérea Argentina a intimidar, advertir y derribar aviones narco de ser necesario.

En los hechos este operativo tuvo pocos resultados efectivos en el aumento del control de la frontera norte. La falta de recursos dejó en evidencia la incapacidad de nuestras Fuerzas Armadas y de Seguridad para controlar la porosidad de los límites de nuestro territorio. La escasa cantidad operativa de aviones y radares nos obliga a imaginar nuevos acuerdos regionales y continentales para hacernos de dichos sistemas de armas, y llevar a la práctica los beneficios de ser Aliados Extra OTAN de los EEUU entre otras desafíos. Asimismo nos obliga a replantear nuestra relación con el Reino Unido, actor que ha vetado la adquisición de aviones FA-50 de origen coreano, debido al embargo que pesa sobre nuestro país.

Mariana Zuvic acusó al Gobierno de entregar "el Mar Argentino a China" por las vacunas

► La campaña Antártica

La República Argentina lleva adelante cada año en forma ininterrumpida desde 1947 la Campaña Antártica de Verano, durante la cual se releva al personal que invernó en la Antártida, se provee de abastecimientos a las bases y se realizan tareas de investigación y observación. La campaña 2020/2021 duró 140 días y brindó apoyo a las bases en sus tareas científicas, con recambio de dotaciones y reabastacimiento de las 6 instalaciones permanentes (Marambio, Esperanza, Carlini, Orcadas, Belgrano y San Martín). Nuestro país tiene la mayor cantidad de instalaciones permanentes en el continente (6), seguido por Chile y Rusia (5), Estados Unidos y Australia (3), Alemania, China, Corea del Sur, India y Reino Unido (2), Brasil, Francia, Italia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Polonia, Sudáfrica, Ucrania y Uruguay (1). En efecto, podríamos afirmar que las tareas en el continente blanco son una de las pocas actividades en las que nuestro país tiene una verdadera política de estado, sin embargo existen amenazas que como país no podemos descuidar.

Durante las últimas décadas la República Popular China incrementó su actividad tanto en el ártico como en la Antártida.  De las dos bases permanentes de este país en el continente, la denominada “Gran Muralla” se ubica en el sur de la península Fildes, en la zona occidental de la isla Rey Jorge/25 de Mayo en las islas Shetland del Sur. El país asiático abrió cuatro (4) bases de investigación, estas son Gran Muralla, Zhongshan, Kunlun y Taishan, y estableció el Instituto de Investigación Polar de China en Shanghai, además de botar el rompehielos Xuelong-2 (Dragon de Nieve). En efecto, la base de este país se encuentra dentro del territorio reclamado por nuestro país y que forma parte de la gobernación de Tierra del Fuego. La presencia de esta potencia en un punto geográfico también reclamado por el Reino Unido y Chile, nos exhorta a trabajar en conjunto con nuestros vecinos y los británicos ante el desafío que significa la actividad de la potencia oriental. 

La epidemia de Covid-19 y la crisis económica no deben hacernos olvidar que existen otras amenazas que ponen en riesgo la seguridad y el futuro del país, hay que estar atentos a la presencia de estas amenazas y en particular a un actor que tiene gran relevancia como es la República Popular China.