Despejado
Temperatura:
11º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 27 de junio de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / MACRI Y CFK
domingo 28 abril, 2019

Electores

Ejercen liderazgo en una sociedad descreída. Impugnación y veto.

por Daniel Bilotta

Piedra, papel o tijera... Foto: Pablo Temes

Hay inquietud en Cambiemos por un dato desprendido del sondeo de Isonomía que provocó el rebrote de pánico en los mercados. Confirma que el impacto negativo de la crisis económica se concentra en el oficialismo y no daña a la oposición donde cumple ese papel. Es decir, las administraciones provinciales y municipales que controla desde hace décadas. La pérdida de intención de voto de Mauricio Macri se relaciona con esa asimétrica absorción del costo político del ajuste: el incremento de los desencantados con el Gobierno eleva el número de indecisos y beneficia el crecimiento inercial en las encuestas de Cristina Fernández de Kirchner.

Pero la inesperada forma que cobró el efecto de polarización no lo modifica en lo esencial. La ex presidenta y el actual presidente lideran sus espacios políticos. El sistema de decisiones en cada uno depende de ellos. Lo que provoca exasperación entre quienes se atribuyen ser afectados por el funcionamiento de ese modelo, dentro y fuera de él. Sergio Massa y Roberto Lavagna no consiguieron hasta ahora canalizar el estado de ánimo de algunos grupos de poder, interesados en gestar algo parecido a un consenso para persuadir a la opinión pública de la necesidad de una tercera alternativa.

En una sociedad indiferente y desconfiada de soluciones políticas a cualquier tipo de conflicto, Cristina y Macri conservan todavía una cuota de poder. Probablemente no tan importante para hacerse elegir como para convertirse en electores, lo que implica una significativa capacidad de veto e impugnación sobre otros. Es con lo que lidia el círculo más cercano. La primera línea de La Cámpora supo por las redes sociales de la existencia de Sinceramente, el libro de Cristina que es furor antes de salir a la venta.

No fue la única sorpresa de la semana. Felipe Solá lanzó Red por Argentina sin consentimiento previo del kirchnerismo. Por primera vez desde su regreso, ese clima pareció alcanzarlo. Solá justificó la presentación del frente con el que podría competir en las elecciones en la necesidad de “construir para ganar sin esperar por un salvador o una salvadora.” A pesar de los 12 años transcurridos, tiene fresco el recuerdo de cuando Cristina y Néstor Kirchner incumplieron con el acuerdo para designarlo presidente de la Cámara de Diputados en 2007. El lugar fue para el jujeño Eduardo Fellner.

Recelos. La desconfianza no es exclusiva de esa corriente. María Eugenia Vidal debió insistir en que solo competirá por el cargo de gobernadora este año durante el almuerzo de la Confederación Interamericana del Comercio y de la Producción (Cicyp). Pareció defraudar la expectativa de un auditorio empresarial que aplaudió de pie en dos ocasiones la presentación que efectuó de su gestión en la provincia de Buenos Aires. Tal vez para no ser confundidos con esa euforia, Eduardo Eurnekian, Julio Werthein y Hugo Sigman no concurrieron al evento de la entidad que preside Daniel Funes de Rioja.

Juicio a la economía de Macri, por Jorge Fontevecchia

Por pedido de Macri ante el salto del dólar, Vidal pospuso la actividad en campaña. Se lo advirtió a Mario Negri, al que debió acompañar el 26 en Córdoba. Una ajustada crónica de Clarín se apresuró a interpretar el gesto la noche del 25, al cabo de una jornada de rumores intensos: eludía una aparición nacional para evitar que fuese percibida como la pretensión de otra postulación. En lo práctico, le servirá para dilatar una audiencia con Ricardo Alfonsín que le encargó Marcos Peña después de entrevistarse con Federico Storani. El radicalismo disidente está dispuesto a romper con Cambiemos, como le dijo Storani al jefe de Gabinete. Aunque el grupo se conduce con más prudencia de la aparente. No lo harán si antes Lavagna no ratifica que competirá por la presidencia. El economista espera a que Juan Schiaretti ponga al Peronismo Federal en un frente electoral más amplio que esa fuerza para respaldarlo. En su equipo hay malestar con Massa. Le atribuyen la versión difundida el 19 de abril por el sitio La Política Online sobre la supuesta presión de los empresarios Daniel VilaJorge Brito, Claudio Belocopit, Marcelo Mindlin y Enrique Eskenazi, entre otros, para que desistiera de competir y respaldara a Lavagna. Si los gobernadores del PJ resuelven no elegirlo por aclamación, Lavagna debería librar unas PASO. En una estimación conservadora, precisaría 4 millones de dólares para cubrir el costo del control de los comicios solo en los 36 distritos que integran el Gran Buenos Aires. Lo que incluye reclutar a unos 40 mil fiscales entrenados en esa tarea. Algo que difícilmente garanticen los gremios que respaldan su candidatura. Precisamente, por la falta de cultura democrática derivada de la perpetuación de sus dirigentes en la conducción.

Métodos. Esa diferencia de métodos le puso algo de tensión al asado de Hugo Moyano con los intendentes del Conurbano la noche del 24, en la sede que el sindicato de Camioneros tiene en Constitución. Acompañado por su hijo Pablo, recibió a Mariano Cascallares (Almirante Brown), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Gustavo Menéndez (Merlo), Gabriel Katopodis (San Martín) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), con la llamativa ausencia de Verónica Magario (La Matanza) y Fernando Espinoza.

No faltan candidatos, por Beatriz Sarlo

 Hugo les reclamó compromiso con la huelga que convocó para el 30 junto a la CTA. No está claro si el mensaje motivacional que les dio a los postres estuvo asociado a garantizar el éxito de la marcha o a dejar en claro el recelo que le inspiran. La mayoría de los intendentes ganó fama de retacear apoyo a las movilizaciones que convocaba Cristina en su apogeo. Aliados a la ex presidenta, los Moyano temen por las causas en su contra que investiga la Justicia. Cambiemos está convencido de que los intendentes respaldarán indirectamente a Vidal si Axel Kicillof es candidato.

Con la turbulencia financiera, volvió a circular que Cristina no se presentaría. Massa insiste con eso. Esta semana se mostró en el Congreso con Daniel Filmus por la ley del libro. El diputado está vinculado a Alberto Fernández, que intenta sumar a Massa al kirchnerismo. ¿Para evitar que Kicillof sustituya eventualmente a la ex presidenta? ¿Modificaría eso las candidaturas del oficialismo? Solo Cristina y Macri pueden dar una respuesta. Son los dos grandes electores.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4673

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard