lunes 17 de mayo de 2021
OPINIóN
17-06-2020 12:08

La educación de hoy y mañana

Las medidas de aislamiento pusieron en evidencia la inequidad existente en el acceso al conocimiento y la importancia de la conectividad y el buen manejo de la tecnología.

17-06-2020 12:08

La irrupción del COVID-19 parece haber puesto al mundo en pausa por tiempo indeterminado. Las consecuencias aún son difíciles de predecir pero, sin dudas, el mundo como lo conocíamos habrá cambiado y más en países como Argentina en donde la larga cuarentena está dinamizando la incorporación de tecnologías en todos los sectores. 

En este nuevo escenario, trágico y doloroso, todo se mueve a un ritmo acelerado. Pareciera que el mundo no logró estar a la altura de coordinar políticas para hacer frente común a un hecho de tal magnitud. Faltaron respuestas globales al mayor desafío global de las últimas décadas, dando más bien lugar a mayor nacionalismo y proteccionismo.

Sin dudas, la pandemia ya está cambiando la forma en la que trabajamos, nos alimentamos, compramos, nos relacionamos y disfrutamos de nuestro tiempo libre. El teletrabajo se ha hecho presente en todos los sectores, trayendo desafíos al empleo, tantos por las cuarentenas mundiales, que impactan en el turismo, la gastronomía y el entretenimiento presencial; como por la incorporación de tecnología reemplazando a tareas rutinarias y repetitivas.

La importancia de escolarizar a los niños desde temprana edad

Y la educación no es la excepción a la regla. Este nuevo escenario despierta muchos interrogantes sobre el futuro de los estudiantes:¿cómo transitan el confinamiento?, ¿cómo serán las nuevas formas de relacionarse con el otro?, ¿qué impacto tendrá en ellos crecer en tiempos en los que palabras como “guerra”, “enemigo invisible”, “crisis mundial” son moneda corriente?, ¿elegirán carreras más humanitarias?, ¿será una generación más solidaria o buscará vivir más aislada? 

Si bien para estos interrogantes hoy no tenemos respuestas, lo que sí podemos decir es que las medidas de aislamiento que hicieron que 1.500 millones de alumnos en todo el mundo tuvieran que estudiar en sus casas, pusieron en evidencia la inequidad existente en el acceso al conocimiento y la importancia de la conectividad y el buen manejo de la tecnología.

Que los sistemas educativos sean lo suficientemente modernos y capaces de dar respuestas, y las personas tengan las habilidades que se requieren y que hoy se vuelven más esenciales, no sucede de la noche a la mañana, y el rol del estado se vuelve fundamental.

Claves para adaptar el jardín de infantes al hogar en tiempos de coronavirus

Algunos gobiernos, como el de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires, comenzaron este camino e impulsaron los necesarios para introducir tecnologías en la educación tanto en lo pedagógico como en lo administrativo. Sobre estos cambios, y otros tantos, propongo reflexionar en el libro que estoy presentando por estos días: “Educación: lo que no nos cuentan”.

La realidad en la que nos vemos inmersos me llevó a pensar sobre las nuevas modalidades de aprendizaje y la necesidad de instalar un debate serio sobre los avances, falencias y limitaciones del sistema educativo argentino. Con el objetivo de alentar esta conversación, me alejo de la teoría que solemos encontrar en la mayoría de los libros e investigaciones para compartir mi experiencia como ministro de Educación de la provincia de Buenos Aires. Un territorio de 135 municipios con 17 millones de habitantes y que representa el 40% de la matrícula de todo el país.

A través de este libro, repaso los aciertos y los logros que alcanzamos, así como los obstáculos y las dificultades con las que nos encontramos a la hora de gestionar. Repaso el modo con el que pudimos romper con el verticalismo imperante en la administración pública y conducirnos hacia modelos de trabajo más horizontales y colaborativos y la forma en que construimos un buen equipo constantemente motivado, y orientamos todos nuestros esfuerzos hacia objetivos y metas concretas de mejora de los aprendizajes.

Cómo evaluar a los alumnos en tiempo de aislamiento

También relato sobre la importancia de contar con datos para diseñar e implementar los programas y políticas educativas o lo fundamental de lograr consensos y tener una buena comunicación con toda la comunidad educativa, como así también, con intendentes y legisladores, para avanzar en las mejoras sin dejar que el color político se interpusiera en la gestión.

Educación: lo que no nos cuentan, busca generar conversación sobre las ideas y retos que surgen cuando se busca transformar la educación y mejorar los aprendizajes. Más aun en estos tiempos donde la profundización de la desigualdad social y la aceleración tecnológica consolidan a la educación como el desafío más importante que tenemos como sociedad.

 

* Ex Ministro de Educación Provincia de Buenos Aires.