domingo 29 de mayo de 2022
OPINIóN Jóvenes y futuro
25-04-2022 12:28

Política de permanencia vs política de transformación

Hasta que las listas políticas del mundo no se llenen de nombres de jóvenes, seguiremos teniendo una política de permanencia y no de transformación, y lamentablemente seguiremos teniendo guerras como en Ucrania.

25-04-2022 12:28

La política es la ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas y en la actualidad la vemos aplicada generalmente a la gestión de los estados nacionales.

Ha sido a lo largo de la historia siempre natural del ser humano elegir a un líder como su representante y seleccionarlo por sus dotes, por sus hazañas, por su autoridad, por su reputación y hacerlo por clamor popular o aceptarlo por imposición de la fuerza. Actualmente, salvo las autocracias y otros casos específicos, el sistema predominante para organizar el Estado en el mundo es la democracia, en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidad a sus representantes.

Mucho se ha escrito a favor y en contra de la democracia, pero la realidad es que la democracia es a la política lo que el capitalismo es a la economía: un sistema imperfecto y que le falta mucho por mejorar, pero que ha sido el que mejor ha sabido adaptarse a las necesidades y urgencias de las sociedades modernas.

La juventud es la que está tomando en sus manos la política

Desde mi perspectiva, el problema de la política mundial no es de forma, sino de fondo ya que parece no ser la democracia la herramienta incorrecta, sino ser el político actual el actor social que la está ejecutando mal. Y cabe destacar que esto no es un problema solo de la política actual del siglo XXI, también fue un problema de la política del siglo pasado, pero en la actualidad se nota mucho más este inconveniente que en el pasado dado por el avance acelerado de la tecnología, y el preponderante papel que tomaron las redes sociales, el periodismo dependiente e independiente y los medios de comunicación en el acceso a la información nueva, sincrónica y fresca que tiene la sociedad actual en el minuto a minuto. La sociedad educada y con posibilidades recibe información de muchas fuentes en simultáneo y de manera directa y rápida, y tiene la posibilidad de realizar su propio juicio de valor.

Las democracias modernas y los partidos políticos actuales se han formado de una manera antagónica a lo que desean profesar: la política actual se trata de ocupar espacios de poder y cuidarlos para ascender en una espiral de poder poco dinámica y cuyo resultado final, más allá de algunas buenas intenciones, termina siendo una política de permanencia, donde desde el escritorio se intenta “solucionar” demandas sociales para afuera, pero para adentro lo que se hace es cuidar el espacio de poder obtenido por diversos mecanismos en el ajedrez político e ir triangulando sin pisotear el espacio de poder de otro para ascender y para no tener problema, salvo que sea preciso tenerlo. El que no se adapta a este sistema de espiral de ascenso político, es expulsado por el mismo. La política mundial y actual de permanencia es gatopardista, se cambia todo para que nada cambie, y por cierto, es muy dañina e hipócrita para el mundo y para las futuras generaciones.

Otra parte dañina de la política y que carece de espiritualidad y humanismo es “ The Golden Rule: the one who has the gold rules”, esta regla del vil metal representa a los millonarios del mundo, a ese 1 por ciento de la población mundial que acumula el 50 por ciento de la riqueza del planeta Tierra. Estos tienen la posibilidad, dado el enorme poder de fuego económico que poseen, de financiar campañas, de formar opinión y de influir en decisiones políticas de relevancia.

La transformación de los partidos

Sin embargo, si bien creo que ninguno de los líderes políticos mundiales actuales pueda estar a la altura de las circunstancias y desafíos que exige y nos depara el siglo XXI y terminar con la política de permanencia, soy un optimista en afirmar en que hay una luz de esperanza en llevar a la política de permanencia a una política de transformación y esta luz de esperanza la representan los jóvenes.

Necesitamos jóvenes sin sesgos y comprometidos con la vida humana, que enarbolen las banderas de la tolerancia y de la diversidad, la bandera del ecumenismo, la bandera del respeto al medio ambiente y que tengan el empuje necesario para entender y hacer entender que la política es un agente de cambio dinámico y  la función pública está hecha para hacerle un bien a la sociedad y no para hacerse el bien a uno mismo. No me parece descabellado pensar que los jóvenes de China y los jóvenes de Argentina tengan hoy en día más pensamientos y deseos en común que los unan que aquellos que los separan por estar ubicados en dos lugares del mundo totalmente distanciados. Lo mismo los jóvenes ucranianos para con los rusos que son vecinos y hoy lamentablemente sus sociedades están enfrentadas.

Un excelente liderazgo político es aquel que permite el surgimiento de nuevos liderazgos que lo reemplacen, por eso hasta que las listas políticas del mundo no se llenen de nombres de jóvenes, seguiremos teniendo una política de permanencia y no de transformación, y lamentablemente seguiremos teniendo guerras como en Siria y como en Ucrania.

La mayoría de los jóvenes no se identifican con los partidos políticos

En definitiva, como sostuvo Erich Hartmann, piloto de cazas alemán durante la Segunda Guerra Mundial: “La guerra es un lugar donde jóvenes que no se conocen ni se odian se matan por la decisión de viejos que se conocen y se odian, pero no se matan”, política de permanencia pura. Luchemos por un mundo donde la guerra simplemente sea un lugar donde viejos que se odian y se conocen se maten, mientras que sus hijos y nietos que no se odian y no se matan se conozcan dialogando en pos de un mundo mejor, política de transformación pura: “Dans la variété, c’est la beauté”. Empecemos.

 

 

Mateo Bovio. Ingeniero Industrial, profesor universitario en ITBA. Fundador de FIDUS PREMIOS y Co-Fundador de BILLETERA VIRTUAL TAP.