miércoles 25 de mayo de 2022
POLITICA INTERNA OFICIAL
22-04-2022 23:55

Alberto Fernández se refugia en el territorio, pero manda a bancar la agenda judicial

El Presidente no pudo instalar el debate económico por el movimiento de CFK para quedarse con un lugar en el Consejo de la Magistratura. Massa tampoco pudo lanzar el Pacto de la Moncloa. Apoyo oficial a la vice.

22-04-2022 23:55

El repunte y ayuda económica que buscaba mostrar Alberto Fernández se desdibujó y el Pacto de la Moncloa al que convocaría Sergio Massa debió postergarse. Una vez más, el Gobierno debió moverse detrás de la agenda judicial de Cristina Kirchner. El Presidente dio el aval a sus funcionarios para apoyar a la Vicepresidenta como un nuevo gesto de tregua, pero él prefiere volver a mostrarse en el territorio y con un temario cercano a los ciudadanos desencantados con la gestión.

Esta vez, no hubo demoras en marcar una postura. Desde la Casa Rosada se activó la voz del jefe de Gabinete, Juan Manzur para avalar la división de bloques. Fue a primera hora del miércoles, poco después de que se conociera que Cristina Kirchner había decidido formar dos espacios para ganar una banca en el Consejo de la Magistratura. “La decisión que tomó nuestro bloque del Frente de Todos en el Senado de la Nación está dentro de los parámetros legales en los cuales está permitido este accionar”, dijo el tucumano.

Desde Olivos, esa misma mañana Fernández convocó a sus funcionarios de mayor confianza para evaluar qué podía pasar con la banca para la que Cristina Kirchner propondría al senador Martín Doñate y el senador Luis Juez reclamaría. La discusión comenzó con el desayuno y se extendió hasta la sobremesa del almuerzo y en un tramo también participó el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. El Presidente coincidió en privado con la postura de su compañera de fórmula, pero hasta ahora hizo silencio público. Eso sí, los funcionarios propios debían acompañar las acciones del Senado.

Pugna por el Consejo de la Magistratura: el FDT ya definió los integrantes, pero JXC va a la Justicia

Al kirchnerismo le sorprendió una defensa particular: la de la Secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra. Dedicó once posteos en Twitter para explicar que Doñate “cumple los requisitos legales exigidos para integrar el Consejo de la Magistratura” después que el abogado, Alejandro Fargosi, denunciara su presentación por no tener ocho años de profesión exigidos. No es la primera vez que desde el entorno de la Vicepresidenta rescatan la figura de Ibarra, fuertemente cuestionada al principio de la gestión. Después de la derrota electoral del año pasado, las renuncias públicas encabezadas por Eduardo “Wado” De Pedro sacudieron a un Presidente que por esas horas evaluó romper con el kirchnerismo y aceptar las salidas de funcionarios de este sector. Fue Ibarra junto a Santiago Cafiero quienes frenaron las intenciones de muchos albertistas de avanzar con un quiebre en el Frente de Todos. El jefe de Asesores, Juan Manuel Olmos es otro de los funcionarios que el entorno de la Vicepresidenta suele elogiar.

También la portavoz, Gabriela Cerruti avaló la jugada de la Presidenta:  “Juntos por el Cambio nos tiene absolutamente habituados a este tipo de trampas a la política, trampas a la democracia, lo que pasa es que tienen el plafón de poder hacerlo con una enorme cobertura mediática”.

Pero Alberto Fernández buscó continuar con su agenda programada. Dio clases en la Universidad de José C. Paz y participó de una reunión del Partido Justicialista local en donde disparó: “cada uno sabe lo que tiene que hacer y sabe qué intereses tiene que defender, por lo tanto necesito de todos y cada uno de ustedes que estén convencidos y los que quieren hacerles creer que en el 2023 estamos perdidos ¡Un carajo estamos perdidos!”.

Alberto, Macri, Cristina y Milei, en un mundo paralelo con retazos de la realidad

También dio otra muestra de tregua, aunque sigue sin contactarse con la Vicepresidenta. El jueves viajó a Neuquén para anunciar el inicio de la construcción del gasoducto Néstor Kirchner en Vaca Muerta, encuentro en el que participó el gabinete energético. Según la descripción del ministro de Economía, Martín Guzmán, hasta hace pocos días eran parte de los funcionarios no alineados.  “Vamos a gobernar con los que estén alineados al modelo económico”, dijo el funcionario. Apuntaba, entre otros, al secretario de Energía, Darío Martínez, al titular de Energas, Federico Bernal, pero sobre todo a al subsecretario de Energía Eléctrica Federico Basualdo. Lejos de haber cambios de gabinete y estos funcionarios ser removidos, los tres dijeron presente el último jueves en el acto encabezado por el Presidente.

Este viernes, también se alejó de la agenda judicial que instaló la Vicepresidenta. Fernández volvió a bajar al territorio para recorrer una obra en Moreno. Estas recorridas que había inaugurado después de la derrota en las PASO se interrumpieron por la crisis interna, pero el Presidente ahora promete retomarlas. Volverá a tener agenda en el conurbano bonaerense y en el interior del país todas las semanas. Si participa de un acto, también le tendrán que poner en agenda alguna bajada al territorio. Ayer escuchó reclamos, pero también se tomó el tiempo de grabar videos y sacarse fotos. Prefiere el barro del conurbano al barro de la interna.

La agenda judicial también complicó los planes de Sergio Massa. Había planificado convocar a la oposición para debatir proyectos “de consensos” con el objetivo era mostrarse activo y volver a instalar su rol dialoguista. El Pacto de la Moncloa deberá esperar. Esta nueva disputa con la oposición en el Congreso por el Consejo de la Magistratura aleja aún más las posibilidades de mostrar una Cámara de Diputados activa.

En las horas previas a la decisión de dividir el bloque para quedarse con un lugar en el organismo que participa del proceso de elección y remoción de jueces, Sergio Massa fue uno de los pocos que conocía la movida junto a tres senadores de máxima confianza de la Vicepresidenta y de algunos gobernadores como Jorge Capitanich (Chaco) y Gildo Insfrán (Formosa). El tigrense acompañó la estrategia aún sabiendo que sus planes, una vez más, deberán esperar.