MODO FONTEVECCHIA
Apertura Modo Fontevecchia

Día 180: Alguien quiere que no se publique

Hoy, viernes 7 de junio, es el Día del Periodista. Con testimonios de las eminencias del periodismo argentino, y recordando a los dos pilares de la profesión, José Ignacio López y Magdalena Ruiz Guiñazú, definimos a la profesión y sentenciamos, “periodismo es algo que alguien no quiere que se publique”. 

José Ignacio López Jorge Rafael Videla g_20231213
José Ignacio López, ejerció su derecho a preguntar y repreguntar, aun en medio de la peor dictadura, frente a Jorge Rafael Videla. | Captura Archivo Histórico RTA

“Feliz día del periodista, pero no solo a los periodistas, sino a quienes reciben el trabajo de los periodistas, toda la sociedad sin la cual no tendríamos democracia ni la sociedad que tenemos. Hoy es el día 180 del presidente Milei en el Poder Ejecutivo, y titulamos esta segunda apertura “Día 180: Alguien quiere que no se publique”, referida a una famosa frase que explica que el periodismo es algo que alguien no quiere que se publique”, indicó Jorge Fontevecchia en la apertura en Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1) del viernes 7 de junio de 2024.

 

Vamos a hacer un racconto de testimonios de los más importantes periodistas del país, sobre qué piensan que es el periodismo y cómo es la relación del periodismo y el poder en cada uno de los distintos gobiernos, inclusive los poderes fácticos. También, 7 de junio y día del periodista, a mí juicio el representante de la ética del periodismo moderno de la Argentina, José Ignacio López, reconocido como ciudadano ilustre por la Legislatura de Buenos Aires por esa pregunta que le hizo a Videla en 1979 que lo obligó a colocar en palabras el drama con los desaparecidos

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

 

En 1979 Jorge Rafael Videla contestaba “no está muerto ni desaparecido” a la pregunta de José Ignacio López. “Es una incógnita, es un desaparecido. No tiene entidad, no está ni muerto ni vivo, está desaparecido” contestaba el, en ese entonces, presidente de facto, ante la pregunta del periodista sobre la solicitud del Papa. 

Y recordar, también, el último reportaje de otra gran periodista que se nos fue hace muy poquito, Magdalena Ruiz Guiñazú, que fue un diálogo con José Ignacio López en este programa.   

El 20 de mayo de 2022 fue la última vez que se grabó la voz de Magdalena en un intercambio con José Ignacio López. Hablando sobre la pregunta de López a Videla, Magdalena afirmaba que el coraje de José Ignacio fue extraordinario. “Fue una pregunta histórica, hay que explicarle a las nuevas generaciones que eso es el coraje y eso es tener la responsabilidad del periodismo”, señaló la periodista. Él contestó con su admiración a Magdalena al integrar la CONADEP en una democracia vulnerable donde los militares amenazaban con volver: “Fuimos testigos del coraje de Magdalena al revolver esa tremenda ciénaga donde nos había metido la dictadura”.  

En su testimonio sobre qué es el periodismo en su vida, “Nacho” López afirma que “el periodismo es mi vida, es una vocación”. También es un oficio que no pierde su sentido de ser un compromiso de vida. “La relación del periodismo con el poder necesariamente tiene que ser tensa, pero eso no significa que no deba ser respetuosa”, agregó. Y advirtió que “nuestra sociedad está atravesando una crisis moral”, señalando a la dirigencia política como responsable mayor, pero todas las dirigencias, incluidas la periodística. “En esta sociedad no hay un diálogo respetuoso, y el periodismo tendría que contribuir a no ejercitar los enfrentamientos de ese modo violento, sino ayudar a la sociedad a recuperar la conversación y el debate social”, sostuvo, y agregó que “nuestra democracia no está completa”

El director de Educación de Axel Kicillof defendió que los estudiantes no repitan el secundario: "No es un siga siga"

“El periodismo también es creación”, afirma Cristian Alarcón, sosteniendo que el periodismo es blanco permanente de los ataques del gobierno, en lo que el presidente llama batalla cultural. “Lo que debemos denunciar es la existencia de un plan de acción para la creación de una realidad completamente paralela en el punto más extremo de lo inverosímil”. Alarcón habla de una narrativa de Javier Milei que implica llegar “al colmo de los colmos” con la no distribución del alimento básico para quienes no tienen qué comer, en un país donde la comida debería sobrar. 

“Si no respondemos, damos rienda suelta a la creación de esa realidad narrativa. La idea de un periodismo que se dedica a lo factual y solo a la comprobación de hechos no es suficiente. Un periodismo nuevo es uno que se atreve a la creación a partir de la realidad”, advierte. Y sentencia que “el mejor modo de disputarle a estos creadores de realidades la potestad de la invención es pensar que el periodismo también es creación”. 

Sobre qué es el periodismo, Alarcón plantea rehacer la pregunta de cara a un periodismo que cruje ante el quiebre de la democracia. “¿Qué es el periodismo ante una democracia que languidece en todo el mundo como un sistema que supuestamente va a traer igualdad a todas las sociedades? ¿Qué hace el periodismo ante una sociedad que decide acompañar un proyecto autoritario?”, pregunta Alarcón, indagando también acerca de cuáles son las herramientas que el periodismo debe aprender a usar para renovar el modo de contar historias. “Democracia, precariedad y futuro incierto. Quizás las tres claves para volver a pensar qué es el periodismo”.

El ex intendente de Pinamar Roberto Porretti fue hallado muerto en una pileta

Marcelo Bonelli dice que el objetivo principal del periodismo es buscar la verdad, “el debate de ideas es una herramienta para mejorar los problemas de los argentinos”. Y señala que hay nuevos ataques al periodismo. “La libertad de prensa tiene que ser irrestricta, para que de esa manera, mejore la democracia”

Brasil pedirá a Argentina que extradite a 65 personas por el intento de golpe de Estado a Lula

Con la creatividad que lo caracteriza como el gran escritor que es, Jorge Fernández Díaz dice que todo periodista tiene una vocación oculta. “Siempre que quiero conocer a un periodista trato de averiguar cuál es su vocación secreta, y eso que la primera vocación de un periodista es ser periodista”. Jorge Fernández Díaz dice que un gran periodista siempre esconde otra vocación, a veces abogado, detective, político, una persona que quiere hacer el bien. “Si uno conoce esa segunda vocación, conoce bien a ese periodista”, afirma y sostiene que el periodismo es muchas cosas, no una sola.

“Tendemos a pensar que el periodista es político, especializado en economía, en investigación, en las cosas supuestamente graves o colectivas, pero se puede ser periodista de manera muy diferente”. Lo compara con la medicina, como cuando se cree que el médico clínico encarna la medicina, pero el cirujano es el que arregla las cosas. “El periodismo es algo muy grande”, lo relaciona con el arte y la literatura. “Admiro mucho a los que han hecho un gran periodismo”, indica. Plantea la idea de que la profesión está acechada por un mal de época donde se trabaja mucho y no hay tiempo de leer y seguir ese estudio permanente que es la vida. “Es bueno recordar que los periodistas tenemos que seguir adelante con nuestra formación de una manera incesante, solo superándonos permanentemente vamos a mantener viva esta profesión”. 

Con respecto a la relación entre el periodismo y el poder afirma que siempre tiene que estar en tensión. “El periodismo debe encontrar la verdad que el poder trata de ocultar”. También menciona que en este momento “hay un desprecio hacia el periodismo que no se allana al Estado, que es un generador de relatos”, refiriéndose a que el periodismo tiene la obligación de decir qué es verdad y que no. “Los verdaderos enemigos de la democracia son aquellos que colocan el periodismo en la mira”. 

Jorge Fernández Díaz decía lo mismo hace 30 años en la redacción de Noticias. Siempre sostuvo la teoría de que los periodistas mantienen una segunda vocación. 

El mercado sigue atento a la política argentina: los bonos no se recuperan y agitan al riesgo país

Con respecto a la actualidad, Ricardo Kirschbaum, quien conduce la redacción del diario Clarín, dice que “frente a las presiones, las persecuciones y las críticas, los periodistas tenemos que hacer bien nuestro trabajo”. 

“Para mí el periodismo es una pasión y una profesión con reglas muy claras que todos debemos cumplir”. Sobre la relación con el poder político, Ricardo también afirma que siempre habrá tensiones y fricciones, que “lo que debemos hacer frente a las presiones, a las repercusiones y las críticas, es hacer bien nuestro trabajo. Esa es nuestra misión”. 

Héctor “Toty” Flores: "El Gobierno no tiene sensibilidad humana ni coraje para asumir el error"

Por su parte, Jorge Lanata dice que los periodistas tienen preguntas, y que las respuestas las tienen los políticos y los curas. “El periodismo es, básicamente, tener buenas dudas, buenas preguntas”, justifica diciendo que los periodistas somos parte de la humanidad que tiene las preguntas, no las respuestas. “Lo mejor que podemos hacer es sensibilizarnos con respecto al entorno, que nuestra antena sintonice con la antena de los demás”. 

Con respecto a los enfrentamientos de poder con el periodismo, los describe como desparejos, y señala que “es el enfrentamiento de alguien que tiene todo el poder, y alguien que es un ciudadano”. Con respecto al gobierno actual, opina “en el caso de Milei, es un problema peor. El Presidente nos adjudica ilícitos, nos llama ensobrados”. Lanata dice que no es un problema de crítica, sino de adjudicar “así como nosotros en el trabajo nos cuidamos de no acusar a nadie sin pruebas, los políticos deberían hacer lo mismo”

Cierre del Ministerio de la Mujer: los "sanwichitos" de Diana Mondino y el "vayanse a la mierda" de Ayelen Mazzina

El testimonio de Marcelo Longobardi se explica como “el ataque del poder político al periodismo es un fenómeno mundial”. A sus 63 años, define al periodismo como un templo, como algo que lo protege de los impulsos binarios “dentro de ese templo yo procuro ejercer el pensamiento crítico y la curiosidad”. Longobardi se define como mucho más curioso que antes “siento que debo ser curioso para salir de este mundo diverso”

Con respecto de los ataques del poder político hacia el periodismo lo expande a un fenómeno mundial, no sólo a una problemática nacional. “Los gobiernos y el poder han tomado a la prensa como un rival” señalando que ese no es el único desafío que existe para el periodismo, “enfrentar el desafío de lo verosímil contra lo verdadero” argumentando que es muy complicado competir contra lo que resulta verosímil y no lo es, “es muy complicado hacerlo en este contexto donde los ecos del público se han vuelto muy marcados”. 

En el caso de Argentina, su pronóstico es negativo. “El presidente es un fundamentalista muy radicalizado, y su fundamentalismo es bastante primitivo, y en ese contexto el supone que toda crítica es resultado de la deshonestidad intelectual o el comunismo”. Define esta característica del presidente como alguien que está enajenado en ideas básicas y que ha perdido toda noción de pensamiento universal, “Milei solo ve el mundo a través de un prisma muy limitado. Cualquier persona que diga A o B es un deshonesto, un corrompido, un comunista, y en el futuro, un delincuente”. 

Longobardi afirma que no sabe qué hay que hacer frente a esta situación, pero cree que estamos en un camino de ida hacia un conflicto muy complicado “parte de lo que ocurre con alguien que tiene la mente cerrada, es un fundamentalista y es limitado, donde cualquier comentario adverso es un acto contra la nación”. “Me parece que estamos en un problema muy serio”

Qué puede hacer la oposición para frenar el veto de Javier Milei a la fórmula jubilatoria

Joaquín Morales Solá, el presidente de la Academia Nacional de Periodismo, afirma “no hay democracia sin periodismo”. Cuando le preguntamos qué es el periodismo, él incita a una pregunta “¿Conciben una democracia sin periodismo? La respuesta es no, no hay sistema democrático sin periodismo”.  

Reflexiona sobre qué papel cumple el periodismo, “yo creo que el periodismo cumple un rol sumamente crítico, sobre todo del poder” indicando que tiene que ser crítico de todas las facetas del poder, Ejecutivo, Legislativo, Judicial, empresarial, sindical. “Si no es crítico del poder, pierde su razón de ser, deja de ser una institución indispensable del sistema democrático”. 

Ante las críticas de los gobiernos hacia el periodismo, reflexiona que se han incentivado con el gobierno de Milei, y confiesa “yo sinceramente creía que, al irse el kirchnerismo, iba a cambiar la situación” e indica que la situación no ha cambiado. “Ante eso tenemos que reclamar con toda la fuerza el cumplimiento de la Constitución por parte del Gobierno”. 

Hoy en Perfil se llevará a cabo un acto por el Día del Periodista con la idea de visibilizar las dificultades que enfrenta la profesión. Como presidente de la Academia Nacional de Periodismo, Joaquín Morales Solá, deja claramente el mensaje de unión más allá de nuestras diferencias ideológicas. 

Macron se reunió con Zelenski en el “Día D” y anunció el envío de aviones Mirage a Ucrania

Luis Novaresio presenta otra perspectiva, porque para él, el periodismo es “una excusa profesional para ser curioso”

“El ejercicio básico de la duda, de la inquietud de querer saber de qué se trata algo” así define a la profesión, calificandola como una de las más privilegiadas formas de contar una historia. “El periodismo es contar lo que no se quiere contar, por eso cuando veo y siento ataques, creo que estamos atentando lo que Alberdi, tan mal citado por estas épocas, creía que no era una libertad absoluta, pero casi” señalando que el periodismo es la más absoluta de todas las libertades consagradas en la Constitución. “Cuando se agrede, cuando se insulta, cuando se censura, cuando se maltrata a un periodista atenta, no solo contra este oficio, sino contra la división de poderes y el concepto más elemental de democracia liberal y de respeto de las libertades. Atentar contra los periodistas pone en jaque la democracia” y sentencia con un deseo de feliz día del periodista. 

"Impresentables": Victoria Villarruel fulminó a Axel Kicillof por eliminar la repitencia en el secundario

Carlos Pagni define la misión del periodismo como molestar al poder. “Hay algo que vi a finales del año pasado en un gran centro de documentación de Munich. Hay una muestra que se llamaba Más importante que la vida, y eso nos vinculaba con diarios, dibujos, pocos ejemplares que circulaban a través de los gettos en la Alemania nazi, de manera clandestina, escrito por periodistas que tenían unas ganas de comunicar que eran más importante que la vida” haciendo referencia a que, seguramente, en ese afán de comunicar, muchos de ellos perdieron la vida. “Muchos de nosotros tenemos esa vocación, quizás no a ese extremo, pero sí un gran afán de comunicar”. 

Agrega que la misión del periodismo es molestar al poder “nosotros queremos contar cosas que hay alguien que no quiere que se sepan” y califica al poder como opaco, como algo que por naturaleza se oculta. “Nosotros tenemos un espíritu adolescente de querer romper ese pacto de silencio”. Reflexiona sobre que lo más complicado de esa relación es la ofensa, “el enojo del poder siempre va a generar una reacción negativa, y que esa negatividad nos afecte, que nos ofenda, nos haga perder la distancia y la ecuanimidad, nos haga traicionarnos profesionalmente porque estamos enojados, eso es lo peligroso”. Así define al riesgo de la profesión cuando el poder tiene reflejos autoritarios

Gran consejo, porque si uno responde a la agresión del otro de la misma forma, el otro termina ganando al rebajarnos al mismo nivel de confrontación y haciéndonos perder el equilibrio de la moderación

El error de demonizar a Milei

Ricardo Roa, co conductor de la redacción de Clarín, afirma que la libertad de prensa está en la propia esencia de la democracia. “Hay gente confundida sobre para qué está el periodismo, y entre esa confusión está la convicción de que está para difundir las noticias convenientes para ellos, o para impedir que no circule lo que es inconveniente”. El periodismo está para otra cosa, afirma: “Para incomodar a los gobiernos, porque se equivocan, porque son autoritarios, o obtusos, o que roban”. Son tiempos de hablar claro, sentencia. 

El periodismo no se vende por pauta o por sobre, porque el periodismo que lo hace, pierde su valor”, dice al referirse a que puede haber medios con esa conducta, pero no periodistas. “Muchos políticos envidian este poder de los periodistas que no es comprado ni seducido, el oyente, televidente o lector nos elige todos los días”, expresa. Con respecto al periodismo, destaca el tema esencial de la libertad de prensa, “no es privilegio, está en la razón de ser de la democracia” señalando que exige una formación cada vez mayor, “más dedicación para tamizar lo que abunda tanto como la acción de los gobiernos, las fake news”.

Pettovello y el síndrome Posse

El principal columnista político del Diario Clarín, Eduardo van der Kooy, sintetiza las respuestas en la frase “la honestidad intelectual es el sentido de la ética cotidiana del trabajo”. 

“Lo que se me ocurre que, dado el momento histórico que estamos atravesando de grandísimos cambios culturales y modificaciones en el vínculo que el periodismo tiene con las sociedades, frente a estas cosas podríamos tomarnos un minuto para indagar sobre un aspecto del trabajo, que es aquello que tiene que ver con la honestidad intelectual”, agrega. Además, asegura que la Argentina y el mundo están atravesando “una profunda crisis de valores”. 

Tiempos modernos del periodismo 

Horacio Verbitsky afirma que “el periodismo es difundir algo que alguien no quiere que se sepa, el resto es alguna forma de propaganda” indicando que la función del periodismo es poner a la vista lo que está oculto “y en consecuencia, molestar”. Agrega que los periodistas pueden mostrar el lado malo de las cosas, porque del lado bueno se encarga la oficina de prensa. 

Con respecto a la relación del periodismo con el poder político, afirma que “el poder político tiene derecho a contestarle a los periodistas que se ocupan del Gobierno, eso forma parte de las reglas del juego” sugiriendo que los periodistas suelen ser muy duros con el gobierno. “Ahora, si esa respuesta legítima de parte del gobierno consiste en amenazas, insultos, descalificaciones personales, quites económicos por medio de la publicidad, hay que repudiar porque no está bien” pero destaca que hay que seguir haciendo el trabajo periodístico “y no dejarse afectar por nada que venga a cuestionar la forma en que lo hacemos” señalando que si alguna es válida hay que tomarla y mejorar la calidad del trabajo, “a nadie le hace mal que le critiquen la forma en que trabaja”. 

Por último, el testimonio de Miguel Wiñazki, miembro de la Academia Nacional de Periodismo, que lo define como “una refutación del subjetivismo radical”. 

“El periodismo es la búsqueda y transmisión de la información”, agrega. “Hay hechos, y esos hechos son indiscutibles y pueden verificarse, son binarios, verdaderos o falsos, y a partir de la transmisión de los hechos verdaderos que acontece el conflicto de las interpretaciones que sí son subjetivas”, y sentencia “los hechos son la esencia, la información es la esencia. Y sin información, no hay democracia”. 

Argentina y la revolución tecnológica

Un lujo tener a “Nacho” López, Cristian Alarcón, Marcelo Bonelli, Jorge Fernández Díaz, Ricardo Kirschbaum, Jorge Lanata, Marcelo Longobardi, Joaquín Morales Solá, Luis Novaresio, Carlos Pagni, Ricardo Roa, Eduardo van der Kooy, Horacio Verbitsky y Miguel Wiñazki que, a lo largo de 45 minutos, resumieron qué es el periodismo y cómo debería ser su relación con el gobierno

MB VFT