MODO FONTEVECCHIA
LA APERTURA DE MODO FONTEVECCHIA

Transición día 8: de Dromi a Milei en ómnibus

El análisis sobre la "vuelta" del menemismo, reencarnado en uno de sus artífices intelectuales, Roberto Dromi. Cuál es la reforma del Estado que plantea el presidente electo.

Roberto Dromi y Javier Milei
Roberto Dromi y Javier Milei | CEDOC

“Decidimos introducir la apertura de hoy con Paradero de Ómnibus, de Jean Paul 'El Troglodita', porque tiene que ver con la ley ómnibus que se hizo a fines de 1989, la cual querría reeditar Javier Milei para hacer todas las reformas del Estado, similar a las que hizo Menem en aquel momento”, indicó Jorge Fontevecchia en la apertura de Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1) del lunes 27 de noviembre de 2023.

El 17 de agosto de 1989 puede considerarse una fecha importante en la historia del menemismo. También, quizás, sea clave para comprender hacia dónde apuntará Milei en sus primeros días de gobierno. Ese día quedó en la historia, unida también a un nombre propio: Roberto Dromi, la mente brillante, según muchos, gracias a quien se redactó la ley “ómnibus” denominada pomposamente como Reforma del Estado y Emergencia Económica, con las que, a dúo, Carlos Menem concretó su gesta hasta el final de su gestión, en diciembre de 1999.

Ambas leyes se aprobaron finalmente el 17 de agosto de 1989, se promulgaron el 18 de agosto del 89 y se publicaron el 23 de agosto de 1989. 

Roberto Dromi presentaba el decálogo menemista de la reforma del Estado y sostenía, en aquel momento, que "nada de lo que deba ser estatal permanecerá en manos del estado". Las similitudes son gigantes, ya que en la actualidad, Javier Milei declaró que “todo lo que se pueda privatizar, lo vamos a privatizar”.

Milei confirmó que privatizará los medios públicos: "Son mecanismos de propaganda"

En su famoso 18 Brumario de Luis Bonaparte, Marx escribió la famosa frase: "La historia se repite primero como tragedia y luego como farsa”. Si estuviese vivo, le podríamos preguntar cómo se aplica esta máxima en Argentina, país en el que la historia se repite algunas veces más que dos y, en ocasiones, en más de un sentido.

El 19 de noviembre de 1990, Dromi hablaba sobre la privatización de Aerolíneas, la ingobernabilidad del “estatismo estatal” y sostuvo que, este último, “es una enfermedad argentina”. Actualmente Javier Milei planteó su justificación para avanzar con las privatizaciones, y declaró que “la función del Estado no es ser empresario”.

Roberto Dromi, autodefinido “ministro de las Privatizaciones” del gobierno de Menem, fue el titular del Ministerio de Obras y Servicios Públicos desde 1989 hasta 1991, año en el que tuvo que tuvo que renunciar por un conocido caso de coimas recordado como el Swiftgate.

Milei afirmó que convocará a sesiones extraordinarias para tratar un paquete de reformas del Estado

En una nota publicada en Diario Perfil, el periodista Carlos Burgueño contó que el equipo de asesores de Javier Milei se reunió con Dromi para ver cuál es la mejor manera de encarar las privatizaciones que quiere hacer el presidente electo.

La historia se repite, en este caso, de manera doble. No solamente Milei intentará avanzar con las privatizaciones al igual que el gobierno de Menem, sino que intentará la misma estrategia, aconsejado por el mismo funcionario que lo llevó a cabo en ese momento, es decir, Roberto Dromi.

El presidente electo, en la entrevista con Majul que dio en La Nación+, dijo que llamará a sesiones extraordinarias del Congreso para tratar un paquete de leyes para reformar el Estado. Es decir, una nueva ley ómnibus. 

El hijo menor de Lázaro Báez dijo que "el problema de este país son los políticos" y destacó que "Milei es una cara nueva"

El presidente Alberto Fernández, en Periodismo Puro, sostuvo que “el plan económico de Milei es muy parecido al menemismo, reduciendo el déficit fiscal al máximo, con ajuste y rematando con privatizaciones. Esa lógica destruyó la economía y la industria nacional”.

El 21 de noviembre, el propio presidente electo sostuvo, junto a Alejandro Fantino, que “el plan más parecido al que nosotros proponemos es el de la convertibilidad.

Burgueño cuenta que en el entorno de Dromi dicen que el ex funcionario menemista vio en el equipo libertario mucha improvisación jurídica y desconocimiento del Estado que se quiere reformar. Además, aseguran que Dromi piensa que al gobierno de Milei le falta tiempo y consenso.

El reparto de cargos y las promesas sin cumplir ya afectan el eje Milei-Villarruel

En ese sentido, Milei se reunió con el FMI en búsqueda de consenso y, según él, la reunión salió muy bien. Junto a Luis Majul, el libertario sostuvo que en la reunión con Kristalina Georgieva “hablamos una hora sobre los planes en materia de política fiscal, desregulación del Estado y modernización del mercado laboral”.

Tal vez la incorporación de ex funcionarios del macrismo ayude a Milei a tener consenso de sectores económicos que anteriormente lo miraban con desconfianza por la radicalidad de sus ideas. “Creo que no hay mayor experto financiero en Argentina que Luis Caputo”, manifestó el presidente electo sobre el llamado “Messi de las finanzas”, después de la reunión de Caputo con banqueros para desarmar las leliqs.

Por otro lado, Milei no tiene, por ahora, mayoría suficiente en el Congreso para avanzar con estas reformas, ni gobernadores de propia tropa que le acerquen votos en el Senado. Partiendo de lo que fue su campaña electoral, y analizándolo a la luz de las experiencias de los gobiernos de extrema derecha que se vienen sucediendo mundialmente, es probable que se ensaye una estrategia populista de derecha para intentar generar la legitimidad para avanzar con estas medidas.

Milei y la relevancia de las palabras

Ernesto Laclau decía que el populismo se generaba a partir de la construcción simbólica de un “nosotros” y de un enemigo, de un “ellos”. Milei, en el discurso del triunfo, habló de “los argentinos de bien”, por un lado, y durante toda la campaña construyó el concepto de “casta”. Y ahora habla contra quienes “defienden sus privilegios”. “Dentro de la ley, todo; fuera de la ley, nada. Aquellos que violen la ley van a pagar las consecuencias”, aseguró.

Menem no solamente tenía la mayoría en las ambas cámaras, sino el 80% de los gobernadores, y un clima de época de privatizaciones y neoliberalismo en todo el mundo, con Thatcher y Reagan en Inglaterra y Estados Unidos como máximos exponentes. Hoy hay países que avanzaron económicamente en diferentes proporciones con distintos grados de intervencionismo estatal, como China y Corea del Sur. 

Distintas versiones señalan que en la reforma del Estado que planifica el futuro presidente está la mano de Federico Sturzenegger. Se dice que el economista “peinó” unas tres mil leyes con el objetivo de ver cuáles son las que deberá derogar, cuáles reformar y cuáles mantener. ¿Hará Sturzenegger para el gobierno de Milei la tarea que Dromi hizo para el gobierno de Menem? 

Milei, en este momento, está en Estados Unidos  junto a su futuro ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo. ¿Será este otro elemento de la repetición? ¿Volverán las relaciones carnales con Washington? 

Los empresarios ya esperan definiciones de Caputo para el corto, mediano y largo plazo

Es cierto que la "Ley Dromi" se mantuvo de manera inalterable durante diez años, y fue la base de la construcción del esquema político-económico de Carlos Menem.

En el interregno, Menem probó distintos "Caputos", y quizás ese sea el resultado que también le vaya a tocar a "Toto" Caputo, es decir que quien asuma el Ministerio de Economía inicialmente dure un par de meses, como le pasó con el grupo Bunge & Born, en aquel momento, a Carlos Menem, como luego le pasó con el propio Erman González, que era una persona de confianza de él, su Ministro de Hacienda de La Rioja, hasta llegar finalmente a Cavallo en marzo de 1991.

¿Habrá también todo este proceso de avance y retroceso hasta que se le encuentre la vuelta, en el cual la dolarización, como fue la convertibilidad en el caso de Menem, sea una consecuencia de una reforma del Estado que requiere primero una ley ómnibus, como aquella de Dromi? ¿Se conseguirán los votos para que eso sea posible? ¿Toda esta discusión alrededor de quién va a ser el presidente de la Cámara de Diputados tiene como objetivo ver de qué forma se pueden conseguir los votos?

Schiaretti apunta a ser delegado de los gobernadores del PJ ante Milei

¿Y quién como presidente de la Cámara de Diputados asegura mejor llegada a los diputados que no son ni del PRO ni de la Libertad de Avanza que podrían aprobar una ley ómnibus como aquella de Dromi? Y aún si así fuera, parece una tarea imposible en el Senado, por eso es probable que se intenten luego otros caminos que permitan no pasar por el Congreso, como dicen que es la idea que tiene Luis “Toto” Caputo para solucionar el problema de las leliqs, con algo que no requiera pasar por el Congreso.

Veremos cómo sigue este regreso del menemismo en un contexto muy distinto del de los noventa.

MVB JL