sábado 12 de junio de 2021
DEPORTES Análisis
19-05-2021 18:59

La muerte del fútbol | El dedo en la llaga (25ª entrega)

Las últimas entregas de esta saga, que ya lleva 25 entregas, puso el acento en la relación de los negocios de la televisión y este deporte que agoniza. El papel de Marcelo Tinelli en el mundo del fútbol.

19-05-2021 18:59

Pocas cosas y casi ninguna otra mención genera tanto revuelo como hablar de los vínculos del fútbol con la televisión. Las últimas entregas, entonces, pusieron el dedo en la llaga. Es evidente que envuelve a demasiados beneficiarios y mueve dineros mayores y más disimulables que las mismísimas transferencias de jugadores. Parece verdadero, entonces, que fue la maldita TV la que dividió las aguas para siempre y montó su coreografía de cisnes negros distrayendo a muchos y enriqueciendo a pocos. En cuanto desangra al fútbol.

De la catarata de mensajes privados que bañó la columna estos días, transcribo uno que textualmente dice: “Pregunte quién pagó la fianza de Alejandro Burzaco, el ex CEO de Torneos y Competencias investigado por el FBI con prisión domiciliaria en los Estados Unidos. No fue él ni fue TyC... Si descubre eso se dará cuenta de muchos negocios de la televisión que exprimen al fútbol”. Me llega cuando, de fondo, escucho ‘Small Axe’ y la voz inglesa de Bob Marley canta “...Si eres el gran árbol / Somos el hacha pequeña / Listo para cortarte (bien afilada)...”. No creo en coincidencias, pero tampoco lo niego todo. Más, enseguida y antes de reflexionar llegó la continuación del recado.

 “Es cierto que de los 250 millones de dólares que tenía en una cuenta, a su nombre, le sacaron 60 en pocos días. Los primeros 20 se los quedaron los abogados argentinos que consiguieron fugarlo a Italia, otros 20 gli avvocati de Silvio Berlusconi para extraditarlo a los Estados Unidos y 20 millones más los leguleyos americanos para ponerle un ankle monitor en el tobillo y liberarlo bajo fianza... Y es allí cuando aparecen los 30 millones de la fianza, pagos por quienes no quieren que abra la boca. Millones que no salieron de su cuenta porque entonces ya estaba confiscada... Pregunte y se sorprenderá”.

La muerte del fútbol | El comienzo del fin (19ª entrega)

Desde mi bunker etario y pandémico lo comento a varios informantes y alguien, del riñón de TyC, responde no saber sobre el pago de la fianza pero escribe sobre Burzaco, su destituido patrón (textual): “No fue santo. Y se acercó mucho a Julio. Pero todo lo que pasó contó, casi seguro con el aval de Direct TV, que tiene parte de Torneos, y de la gente de Fox, que tenía derechos de transmisión. Había reuniones de directorio semanales y ahí se hablaría todo, seguramente”. Otro miembro del bajo clero comenta que “a lo mejor le pagaron la fianza quienes le armaron la cama”. Nada concreto. Esperemos algunas horas para ver qué llega en la caja de mensajes.

Por estos días todos los caminos de la televisión no llevan a Roma ni a Burzaco, llevan a Marcelo Tinelli, nuevamente en la pantalla y recién licenciado como fracasado presidente de San Lorenzo de Almagro, pero no porque el set le reclama tiempo integral, simplemente porque se está preparando para presidir la AFA. El actual titular, Claudio ‘Chiqui’ Tapia, cuyo mandato oficial venció el 30 de marzo y la pandemia lo extendió –por acaso– hasta octubre, tiene los días más contados que verano antártico y el gran sueño del chico lindo de Bolívar es ser el nuevo Julio Grondona.

Tinelli cuenta con el apoyo del presidente argentino, Alberto Fernández, definido por sus amigos más próximos y de vieja data como el rey del cholulaje, quien desde el día que pisó la Casa Rosada quiere sentar a Marcelito en el sillón de la calle Viamonte 1366. Pero, fuera de la televisión, Tinelli no tiene rating y mucho menos en la AFA donde mide ‘trazo’. Nadie le ve agallas y se le recrimina abandonar todos los barcos antes de cualquier tormenta. “Estaba viendo ‘Titanic’ y se fue del cine cuando chocó con el iceberg...”, exagera un vice de ‘club chico’ que frecuenta el tercer piso afista y hace buena lectura de bastidores futboleros.

La muerte del fútbol | Una herida gangrenada (20ª entrega)

Ese mismo informante sabe que al 31 de diciembre el faltante de caja de AFA era de 50 millones de dólares y supone que hoy se incrementó. Mientras, recuerda que en los tiempos de Grondona “la única entidad del fútbol argentino que tenía dinero era la AFA. Con Tapia, la bonanza desapareció... Y el respeto también; tanto que ahora ya no es más ‘Chiqui’, le dicen ‘El Monarca’: ‘mitad mono, mitad garca’...”. Aclaro que ese bautismo racista, clasista y censurable, adjudicado por los pares que lo abandonan, muestra quienes manejan el fútbol argentino.

Tinelli no va a solucionar nada de eso; Tinelli como buen hijo de la televisión solo sabe gastar”, dice esta fuente, quien asegura que entre Tinelli y Tapia ya no hay diálogo, solo un correveydile. ¿Quién? El santiagueño amigo de Sergio Massa y del gobernador Gerardo Zamora, Pablo Toviggino, hasta ayer ‘poderoso jefe de gabinete de AFA’ y hoy llamado ‘Leonardo Fariña’ “porque está a punto de declararse arrepentido y hacer la de Matías Lammens, buchonear a todos para salvarse él”.

 Además, sepa el lector, por presunta falta de idoneidad administrativa y supuesta negligencia legal, la AFA tiene más de 300 juicios con caducidad de instancia, lo que significa que no podrá apelar y por lo tanto perderá una fortuna. Desventura que nadie querrá heredar porque solo generará investigaciones, desavenencias y deslealtades. Pero ese, al menos y por ahora, no es el principal problema del creador de Show Match para llegar a la cima afista...

La Copa América costará al país 7 millones de vacunas ¿Vale la pena jugarla?

El principal problema que tiene Tinelli para convertirse en presidente de la AFA es Cristina Kirchner. “La señora no lo quiere y Alberto, a esta altura, siquiera se anima a nombrárselo”, dice la fuente que completa describiendo el último enojo de la viuda de Néstor: “Hace dos viernes se programó una reunión de la ‘Mesa del Hambre’ con participación asegurada de Tinelli, según Alberto, para redimirse de su ausencia cuando se relanzó ese plan en febrero... ¿Y qué pasó? No solo no fue, a la mañana siguiente se fotografió con Horacio Rodríguez Larreta en el vacunatorio montado en San Lorenzo. ¡Cristina estalló! Lo tomó como una provocación y Alberto como una traición. Así que la AFA no será otra de sus pasajeras conquistas”.

Si Tinelli tiene el boleto picado antes de iniciar el viaje y Tapia en voz de croupier, “no va más”, ¿quién será el próximo mandatario? Dicen que habrá un duelo entre la televisión que quiere a Rodolfo D'Onofrio y el propio gobierno que, en caso de no ser Tinelli, apoyaría al gastronómico racinguista Victor Blanco. Según los más ingenuos, D'Onofrio es el candidato que más suena porque llevaría Marcelo Gallardo a la Selección Nacional. Pero, “si se lo lleva, tiene que olvidarse de River. No se lo van a perdonar nunca” se escuchó decir en el Café Martínez de la calle Balcarce, más cerca de TyC que de la Casa Rosada, donde pasan periodistas para decir lo que a veces no pueden en el aire.

Y donde ayer se castigaba con justicia la soberbia de Gallardo y el sometimiento de River a su voluntad de no anotar 50 jugadores en la Lista de Buena Fe de la Copa Libertadores. “No le cabe el derecho de, ahora, con el agua al cuello y tras eliminarlo Boca del torneo argentino, victimizarse”, decía uno. Demasiados millones para quien dejó crecer más su ego que su responsabilidad, digo yo. River no merece trato especial. Nadie lo merece, salvo circunstancias especiales, que no son estas, las del club que ya fue ‘Millonario’ y hoy solo lo es en deudas.

La muerte del fútbol | Un pegajoso matrimonio con la TV que aburre (23ª entrega)

Por cosas de este tipo, que desnudan sus fragilidades, D'Onofrio también tiene resistencias y no solo de Boca. Ser un actuario que no controla su pasión futbolera, transforma a River en el club con más pasivo del fútbol argentino y, a pesar de ello, le paga absurdos cuatro millones de dólares anuales a su inflado entrenador, no son una buena carta de recomendación. Demuestra que no parece ser el hombre ideal aunque, tal vez, sea el más apto para la función como, por otros motivos, sostiene la gente de la televisión que quiere sostenerse y ese es el punto.

No es casualidad que D'Onofrio haya aparecido en Radio Mitre con Marcelo Longobardi defendiendo la realización de la Copa América que tanto importa a la TV y a la CONMEBOL”, apunta mi Mark Felt criollo; pero de esa copa vacía de sensibilidad hablaremos más abajo... Así, en la sucesión de AFA, el gallego Victor Blanco tiene la mayoría de las fichas, inclusive para irse vencedor de su club y no discutirle en las urnas a Diego Milito que quiere ser presidente de la ‘Academia’ y, casi con seguridad, lo derrotaría.

Igual, sea quien sea tiene que prometerle a Cristina que va a investigar todo hacia atrás, todo lo del ‘Gobierno Macri’ en el fútbol... Y Blanco, que cuenta con el apoyo del racinguista Máximo Kirchner, puede llegar a hacerlo”, especula la fuente. “Por eso la televisión quiere imponer alguien suyo, para que demore, estire y llegue otro gobierno sin destaparse ninguna olla... Será una guerra entre el poder político ‘K’ y el poder económico de la TV”. Por algo Don Julio, ‘El Sabio’, decía: “A mi sucesor hay que nombrarlo cinco minutos antes de las elecciones, porque si anticipás el nombre lo apuñalan en el camino”.

La muerte del fútbol | Elixir de sobrevida (21ª entrega)

Política y televisión

Quiero creer que ganará la televisión, menos pasajera y hoy omnipresente y cada vez más poderosa y menos plural  (así como Disney le juntó las cabezas a Fox y ESPN, ahora Warner se unió a Discovery para crear el mayor streaming del planeta). No parecen existir leyes antitrust para ellos. Los gigantes toman todo y la pelota, como el celuloide y otras industrias víctimas de su ambición, se someterá cada vez más a sus caprichos que, en el caso específico del fútbol son destructivos. El juego, que es lo único que de verdad nos interesa a todos, es lo que a ellos menos les importa.

Es la misma TV que, efectivamente, está presionando para que se juegue la Copa América pese al COVID-19; pero, ¿por qué? “Porque le reclama a CONMEBOL la ‘devolución’ de 30 millones de dólares no registrados, como aquellos que a veces recibía y otras repartía Burzaco... Y en CONMEBOL no existe voluntad de que ello ocurra; si le retornan los 30 millones la tele mete violín en bolsa y deja que se suspenda la Copa, caso contrario obligará a jugarla”, señala un administrativo televisivo que se confiesa los domingos a la mañana en la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, en Palermo, porque está espantado con lo que ve y escucha: “No cambió nada” dice. ¿Qué quiso decir? ¿Eso que yo entendí? No, no puede ser...

Sí, puede ser. Argentina miente y esconde intereses espurios cuando ‘explica’ que no puede suspender la Copa América. ¿Si Japón canceló por segunda vez las Olimpíadas, que es un evento deportivo cien veces mayor (es veinte veces superior por la cantidad de países participantes, número que debe multiplicarse por las tantas disciplinas que complican su organización), por qué aquí no se puede parar lo que es genocida permitir que se realice?

La muerte del fútbol | La Caja de Pandora (séptima entrega)

Recuerdo a las autoridades argentinas que en Brasil, en este momento, por decisiones semejantes hay una ‘comisión parlamentaria de consulta’ (impeachment, en inglés, con traducción para ‘proceso de destitución’) cuestionando al gobierno del impresentable Jair Bolsonaro por su comportamiento en el combate a la pandemia. El mundo parece ver lo que aquí se niega.

El Comité Olímpico Internacional no pretendía abrir mano de los dos mil millones de dólares que les reportaría la televisión, ni de los dos mil que engrosaría por otras facturaciones (u$s 860 por venta de entradas). Obviamente, el coronavirus no era asunto del COI cuando se trata de cifras que debiesen avergonzar al mundo porque pagarían todas las vacunas que África no puede comprar. Pero no fue el presidente olímpico, el abogado alemán Thomas Bach quien canceló. No, porque él sabía de las dificultades que tendría para recibir el seguro (puede no reconocer a la pandemia como desastre natural), si asumiese la suspensión de los Juegos. Así, dejó que las alarmas suenen y fue Tokio quien tomó la decisión. Ahora sí la aseguradora Nikko Securities tendrá que cubrir parte de lo contratado en un total de 75 mil millones de dólares.

Japón, un país imperfecto como todos pero mucho más serio que el nuestro, sin grieta, finalmente escuchó el pedido del 83% de su población que no quería las olimpíadas en su tierra este verano (el de ellos). También escuchó a las asociaciones médicas que informaron sus dificultades para atender, en distintos idiomas y 513 locaciones diferentes, con personal apropiado en calidad y número, a los 18 mil atletas de los 182 países participantes. Así como los problemas que se suscitarían el mes siguiente en el que participarían los ocho mil paraolímpicos inscriptos.

La muerte del fútbol | Sin chances de redención | (13ª entrega)

Fue una decisión difícil para el Primer Ministro Yoshide Suga porque, antes del 5 de octubre próximo, en el país del sol naciente, se debe elegir su sucesor... Y el principal candidato, Taro Kono, actual Ministro de Reforma Administrativa, sostenía que debían disputarse de todos modos. Era evidente que los Juegos, por sí o por no, parecían influenciar políticamente tanto cuanto en la Argentina y Colombia, donde se jugará la otra mitad de la Copa América y el gobierno de Iván Duque se cae a pedazos como cualquiera nuestro.

Un estudio de la Universidad de Kansai, en Osaka, prevé que la cancelación causará un prejuicio de 42 mil millones de dólares, en tanto si se disputasen las Olimpíadas, las pérdidas ‘solo’ serían de diez mil millones; menos que el presupuesto oficial destinado de 15,5 mil millones y más que los tres mil millones que sumaron los patrocinios de 68 empresas niponas (el triple de cualquier otra edición). Solo la postergación de 2020 para 2021 costó a Japón u$s 2,9 mil millones entre sueldos de empleados y alquiler de 43 locales para las pruebas y otras medidas que debieron adoptarse. Sin embargo, el gobierno optó por parar todo.

Todo ello contando que, a partir de la postergación del año pasado, bares y restaurantes de Tokio comenzaron a recibir u$s 600 diarios siempre que cerrasen sus puertas ¡a las 20 horas! mientras se esperaba que el coronavirus acabe y las Olimpíadas comiencen. Y más que eso: en enero el ministro de economía japonés Yasutoshi Nishimura, anunció una inversión de 42 mil millones de dólares en medidas contra la prevención de la pandemia, 30 mil millones para la administración de desastres y diez mil millones para ayudar a las empresas que se adaptaren a la nueva realidad del coronavirus. Y aun así, con tanta inversión, inimaginable aquí, suspendieron lo que había que suspender. Mejor tarde que nunca.

La muerte del fútbol | Maldita TV (22ª entrega)

Tanta fortuna asfixiada en Oriente generará millares de procesos judiciales, quienes se sientan perjudicados no esperarán a resarcirse en Osaka 2025 que, según The Times, es donde se disputará ‘esta Olimpíada’. Pero la decisión que debía tomarse fue tomada y eso es lo que importa. ¡Arigatou gozaimasu! Aquí, en cambio, por un vuelto de 30 millones de dólares, de caja dos, caja negra o limpia, sean como fueren, no se respetará la vida humana y los argentinos tendrán su Copa América.

Copa que, hasta ahora, también se disputará en Colombia, país que al menos recibirá la Final (algo que Grondona jamás hubiese permitido). ¿O Argentina absorberá todo el torneo duplicando su riesgo, su déficit y su vergüenza sometiéndose a CONMEBOL y a la televisión? Sería el acabose, pero no extrañaría. América Letrina no decepciona, cumple con sus inoportunas e históricas deficiencias. Y Argentina camina adelante, levantando la bandera de la obscenidad y mirando el regreso de Tinelli y su mega "Showmatch, La Academia" como si la pandemia fuese algo del pasado... Simplemente porque la televisión no puede parar y el fútbol tampoco. Hay que alimentar la programática de las redes sociales. No importa la llaga. Ni el dedo en ella.

La muerte del fútbol | El cuento de la buena pipa (sexta entrega)

Pero el corso futbolero local no termina allí. Hay más, incluso fuera de la ‘tele’ y los streaming y no me refiero a jugar sin arquero porque el coronavirus no se puso de acuerdo con Gallardo ni la CONMEBOL. Anote: esta semana el entrenador Ricardo Caruso Lombardi le inició juicio, en el foro civil, a miembros del Tribunal de Disciplina de AFA porque lo suspendieron por dos partidos. Alega ‘daños y perjuicios’ y busca resarcimiento económico. Entienda bien: no actuó sobre la personería jurídica de AFA, procesó a personas físicas de su Tribunal.

Solo falta que este juicio prospere y nunca más se suspenderá a nadie”, comenta un director técnico jubilado que nunca comulgó con el estilo circense de Caruso Lombardi... Es para el Guiness y el Borda al mismo tiempo. ¿Cómo no se va a morir el fútbol? Se lo está crucificando sin soldados romanos ni Zelotes y sin registro en las crónicas de Flavio Josefo y Filón de Alejandría. ¿Habrá algún VHS, Beta, U-Matic que explique a los habitantes del año 2100 por qué el más popular de todos los deportes fue abusado, expoliado, sacrificado y extinto antes de ellos nacer?

Continuará...

* Ex director asociado de ‘Diario Perfil’ y creador de la icónica revista ‘Solo Fútbol’