MODO FONTEVECCHIA
CRISIS ALIMENTARIA

Emilio Pérsico: "No hay ninguna ayuda a los comedores sociales"

El secretario general del Movimiento Evita negó que los comedores cuenten con reservas alimentarias y criticó la política del Gobierno. "Estamos llegando a 60% de pobres y no hay ninguna política social de contención de esa situación", alertó.

Emilio Persico
Emilio Persico | Cedoc

Emilio Pérsico señaló que las organizaciones están creciendo en los barrios por el abandono del Estado y expresó su preocupación por la violencia social y la falta de políticas de contención para las personas pobres. Además, comparó la situación actual con el 2001 y sostuvo que esta crisis es “más larga y estructural”. “¿Qué va a pasar? ¿Nos vamos a comer los unos a los otros?”, expresó en Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1).

Es secretario general del Movimiento Evita, y fue secretario de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social.

El Gobierno eliminó el programa Potenciar Trabajo y a los intermediarios de los planes sociales

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Alejandro Gomel: El Gobierno anunció el cambio del plan Potenciar Trabajo, ¿cómo tomó esta medida?

Es una medida que va en la dirección que ya se veía, no es uno de los mayores golpes que nos está dando el Gobierno. Ya venía en el camino de dividir el programa en dos, al Ministerio de Trabajo y a Desarrollo Social, esto ya se había hecho en un decreto, en su momento, por Massa en esa misma dirección, esto se basa en el mismo decreto.

Todavía no está la letra chica, digamos, la resolución del Ministerio de Trabajo de creación del programa, que es donde aparece cómo va a ser el programa en concreto ni tampoco el de niñez y familia, no sé cómo se llama el área.

Todavía no están las definiciones claras de cómo va a ser el programa, creo que hay que esperar todavía en este sentido, donde nos vienen pegando son otras cosas, no hay ninguna ayuda social hoy a los comedores y eso es lo más grave.

Pettovello suma reclamos de organizaciones sociales, dilata respuestas y choca contra Caputo por el ajuste

AG: Desde el Gobierno hablan de las organizaciones sociales como intermediarios y gerentes de la pobreza. ¿Cómo ve esto? ¿Cómo puede evolucionar?

Todas las construcciones son mediáticas, no existe esa mediación. El único que tiene autoridad para bajar los planes, de hecho lo viene haciendo, es este Gobierno que ha bajado unos 50 mil planes, es el área que se haga cargo del programa. 

Las organizaciones no tienen capacidad de dar de baja, ni tienen capacidad de dar de alta, quien lo da siempre es el Gobierno.

El Evita cuando llegó el Gobierno de Macri, teníamos 66 planes en nuestra unidad ejecutora, no teníamos prácticamente unidad ejecutora y sin embargo, éramos una organización enorme, pero el tema está en el territorio y hoy estamos creciendo, si me decís a mi si esto es para que las organizaciones decrezcan, estamos creciendo.

Los movimientos sociales se unieron para ir contra el ajuste

AG: Por lo menos de lo que hablan en el Gobierno es de esto.

La gente tiene contención en el territorio por las organizaciones, pero porque estamos en el territorio. Y la contención hoy es mucho más amplia que los planes sociales, porque hoy van a golpear nuestros locales infinidad de compañeros pidiendo ayuda de todo tipo, desde el que no puede pagar un remedio hasta el que no puede comer.

Entonces hoy estamos en el territorio y cuanto más injusticia hay, más organizaciones sociales va a haber y más fuerte vamos a ser. Cuanto menos presencia del Estado hay en el territorio, más crecemos también.

Hoy la presencia del Estado cada vez se reduce más y las organizaciones cada vez crecen más. Por eso no veo un decrecimiento, sino veo un crecimiento.

Las últimas movilizaciones donde queremos llevar 500 aparecen 5 mil, donde queremos llevar 5 mil te aparecen, no sé, 10 mil.

Hoy la situación es gravísima. Tienen que dedicarse a resolver eso, en vez de atacar a las organizaciones y salir del tema central, es decir, que cada vez hay más pobres en la Argentina. Estamos llegando a 60% de pobres y no hay ninguna política social de contención de esa situación. Ese es el problema grave y eso es lo que nos va a hacer crecer.

Organizaciones piqueteras se movilizan este viernes y prometen "500 cortes contra el Gobierno"

Nosotros quisiéramos que esto no suceda, que el Estado se haga cargo de su tarea y que resuelva los problemas en los barrios populares, pero cada vez la situación es más difícil.

Un compañero decía hace muchos años, siembra una injusticia y nacerán piqueteros.

Hoy la situación es muchísimo más injusta y las organizaciones van a crecer en el territorio. Están creciendo. Porque estamos ahí, porque vivimos ahí, porque estamos con los compañeros, porque los emprendimientos productivos andan mal, porque la situación económica es muy fea.

Yo recién fui a la verdulería, me paró un empresario de acá, de la zona, diciéndome, Emilio, cuándo y dónde es la próxima marcha que quiero ir. Yo le dije pero vos tenés  cuatro, cinco camiones y un montón de empleados. Pero yo quiero ir, porque me quiero sacar de encima este lastre. No puede ser, tengo que echar a toda la gente. Me voy a transformar en una pyme familiar, no voy a tener empleados.

La industria pyme cayó 30% en enero: los factores detrás del desplome

AG: ¿Hay en los barrios una sensación de efervescencia de esa intención de salir a la calle?

Sí. Te digo, acá el otro día la UTEP tomó la decisión de hacer en 500 lugares, y acá en la zona mía de La Matanza decidieron ir a la Ruta 3 y Ruta 4. Había cinco cuadras de gente por la Ruta 3. A mí me sorprendió.

Sin colectivos, sin nada, ni choripán, nada. La situación es muy grave, pero muy grave, en serio.

Y la gente quiere participar para ver cómo se saca encima esta situación. La gente que lo votó me para también por la calle con lo mismo.

La nueva encuesta sobre la gestión de Milei: la mitad la aprueba, pero el apoyo está cayendo

AG: ¿Sacarse de encima esto qué significa?

Yo no estoy a favor, cualquier político que se encuentra conmigo me dice cuando lo echamos Emilio o cuando se van, o también muchos periodistas analizan cuánto va a aguantar la gente, todo eso es muy malo.

Yo no quiero que pase eso, porque yo sé el sufrimiento que significan las crisis sociales para los humildes.

Las organizaciones sociales, hemos aprendido eso, por eso tengo una actitud responsable ante las provocaciones constantes del Gobierno, porque cuando los gobiernos entran en crisis y hay un cambio de gobierno exabrupto, los que más sufren son los humildes, los que más sufren la violencia en general son los humildes y aparte de eso los que más sufren en términos sociales también son los humildes.

Así que yo quisiera que no pase nada, que reflexionen y que lo saquemos dentro de cuatro años en la elección, pero parecería que ellos no quieren, parecería que ellos quieren pelearse con todo el mundo.

No se puede hacer política peleándose con todo el mundo y todo es amigo-enemigo, no se puede así. La política es diálogo, es buscar acuerdos y donde hay un conflicto ver cuál es la causa, acá el conflicto lo quieren resolver con violencia, desde verbal hasta física, es una locura, eso es lo único que tenemos, es más violencia.

Yo tengo mucho miedo al futuro que vamos a tener porque creo que va a haber mucha violencia en la Argentina, y eso nos lleva a una situación que habíamos superado, no aparecía la violencia social en las calles, y yo veo la situación que está viviendo nuestro pueblo y la violencia que ejerce el Estado, y bueno, eso termina mal, no termina bien.

El plan motosierra se siente en la política alimentaria, con fuerte caída en la ejecución

Claudio Mardones: Hay un tema que genera muchos interrogantes a partir de la noticia de que quedan suspendidas las partidas para los comedores. Está empezando a surgir esto de comer salteado, y eso una mirada de los medios, a veces muy porteño-céntrica, que caricaturiza un poco la realidad del conurbano. Algunos dicen que la situación no empeoró porque los comedores están echando mano a sus reservas, ¿cómo percibe esto? 

¿Qué reservas? Los comedores no tienen ninguna reserva. 

CM: Ante el corte del suministro, ¿cómo van a afrontar esta situación?

Lo que hacen los compañeros en el territorio es juntarse, yo tengo un WhatsApp donde todos los compañeros publican la comida que están haciendo, sobre todo acá en la zona mía, La Matanza.

El Evita tiene, legalizados en el Ministerio, con todos los papeles, donde te piden quién va a comer, a qué hora abre, todas esas cosas, legalizados, 2800 en el conurbano, después tenemos en todo el interior.

Teniendo en cuenta que la iglesia tiene en todo el país 1200. 

La inflación del 20,6% ahoga a los comedores comunitarios: más crisis, más gente, menos comida

CM: O sea que ustedes tienen más que la iglesia. 

En realidad el Evita tiene en el conurbano seis mil comedores. Es decir, los que están legalizados y los que no, es decir, muchos comedores no abren, no tienen una actitud constante, son más bien ollas que organizan los compañeros en los barrios.

En general, se organizan los compañeros en el barrio y es más fácil agarrar una olla grande, cocinar, que cada uno ponga algo, y armar un guiso que hacer tu comida en tu casa. 

Vas a encontrar hoy que hay mucho guiso de arroz con fideos, mezcla, digamos. No es que podes ir programando la comida de mañana, sino que es lo que te van trayendo los compañeros. Esa es una manera.

Después hacer cosas de autofinanciamiento, hay muchas cosas. Yo siempre rescato un comedor nuestro de la zona de los kilómetros, como se dice acá en La Matanza, del fondo, en donde los compañeros los sostienen juntando lombrices en el Río Matanza. Una cosa no muy sana, pero los compañeros juntan por cada tacho de 20 litros, esos grandes, de lombrices, los compañeros aguantan dos días de comedor con lo que venden.

Un Presidente twitero en las Provincias Unidas del Sur

CM: Con lombrices.

Con lombrices, vendiéndolas para la pesca.

O, por ejemplo, en otros lugares hacen pre-pizza, las venden en el barrio y con eso hacen. Después también hay donaciones de los negocios del barrio. Yo recuerdo que el día del 2001, a mí me agarró el 2001 con un carrito en Capital yendo ahí en Constitución recorriendo las pollerías buscando carcasa de pollo y menudo. La carcasa de pollo y el menudo, es un elemento muy común para los compañeros.

Con carcasa de pollo, arroz y lentejas es una de las comidas más nutritivas de los comedores.

CM: Totalmente, la creatividad de la cocina popular, ¿no?

Claro, es una comida muy tradicional en los comedores.

Y después hay solidaridad. Un empresario siempre nos da una, por ejemplo, ahora está un poco olvidadizo, hace rato que no aparece, pero nos da una pellet de soja, y con eso los compañeros hacen albóndigas, de soja, ¿no? No tiene nada de carne. Pero se la rebuscan.

El modus operandi de Javier Milei para dirigir

CM: ¿Qué lugar nutricional ocupa la carne en la dieta de los comedores?

Nada, no existe. De eso no hay posibilidad, pero alguna vez hay carniceros acá en la zona que hacen donaciones, pero es una vez cada tanto.

Pero hemos tenido donaciones de carne, hemos tenido donaciones grandes de carne.

¿Te acordas cuando vendían asado barato? Hacíamos el asadazo, y las organizaciones un porcentaje de eso lo donaban a los comedores.

La solidaridad siempre es de los más humildes y de las mismas organizaciones, una organización que le dona a otra, los productores de verdura también suelen donar.

Nosotros tenemos organizadas varias cooperativas que le venden a los supermercados, y ahí hay un remanente de verdura que el supermercado no acepta, digamos, a la lechuga que está un poco machucada, vos le cortás el pedacito machucado y lo comes. También eso es una ayuda. Se la rebuscan como pueden, de la manera que pueden.

A mí me da vergüenza hoy mirar el whatsapp de, por ejemplo, en un rato cuando empiecen a cocinar, mirar el whatsapp de lo que están cocinando cada uno.

Noemí Colque, pionera de las ollas populares: "Hoy somos más pobres que en el 2001"

Mira el control que tenemos que nosotros controlamos una cosa que encima me da bronca controlar porque no pusimos nada.

En algunos lugares hace hasta seis meses que no reciben nada, ninguna ayuda del Estado. La organización siempre está mangueando y por ahí a veces consigue algo, soja o alguna cosa así.

Pero no reciben nada del Estado y, sin embargo, hoy yo miro la comida que hacen las compañeras y la verdad es que hay que sacarse el sombrero. Son una maravilla, son un orgullo para mí. Para el Gobierno son piqueteras, choripaneras, esto de la pobreza.

Yo no veo ningún dirigente social rico. Es más, sí veo muchos dirigentes sociales que vienen de clases altas y que se han ido a vivir a un barrio popular, a una villa, que tiene una vocación de vivir como su representado. Y hay infinidad de pibes que en realidad van para atrás, sus padres eran de clases medias altas, que tienen hasta títulos universitarios muchos de ellos, pero que hoy viven en el barrio y viven chapaleando barro porque quieren vivir como los que representan.

Los frentes del Gobierno: la CGT amenaza con un nuevo paro general mientras los ministros de Milei intentan acercarse a los gobernadores

AG: ¿Ve puntos de contacto de lo que está pasando con el 2001?

Este empresario que hoy me paró en la esquina de mi casa, me dijo “Emilio, estoy peor que en el 2001. Le dije que no, y me dijo que sí porque esto es muy largo y no tiene salida. Aquello fue un pico para abajo y rebotamos, entonces pudo aguantar y no tuvo que echar a todos los trabajadores, acá tiene que echar a todos. “Me quedo con mis hijos y mi viejo trabajando acá”, me dijo.

Esto es mucho peor porque es largo. Es muy largo y es muy estructural.

Estamos en una situación muy grave y la política parece que bailaría, no entiendo lo que están haciendo. Preocupándose de la intermediación de la ayuda social, no hay ninguna intermediación. Vení y comida llévale a la gente del barrio. Buscar la forma que quieras.

Cuando Néstor subió, me dijo, “¿qué podemos hacer, Emilio?”, venía la primera fiesta y la situación estaba caldeada, y le dije que compremos pan dulce y llevamos pan dulce a los barrios. Y nosotros éramos una pequeña organización en esa época. Pero fuimos a todos los barrios con camiones, con pan dulce, repartimos pan dulce a toda la gente.

Entonces vengan, repartan, busquen la manera de llegar al barrio y repartir las cosas.

Había un grupo empresario que hacía una caja, en la época de Macri, y donaba. Iba al barrio y nosotros lo ayudabamos a descargar el camión.

¿Cuál es el problema? Si la caja de él tenía propaganda de él, ¿y qué me importa? Yo lo que quiero es que la gente coma.

Se desaceleraron los precios de los alimentos en la tercera semana de febrero

Tenemos un problema concreto y es que la gente hoy tiene hambre, que la gente hoy está mal, que tenemos el 50% de pobres y vamos a llegar al 60% al fin del mes que viene con la inflación que está planteando Milei.

Esto es una catástrofe.

Mientras vivió Perón, que estos critican tanto estos 70 años, no sé qué boludeces dicen. Mientras vivió Perón, no mientras gobernó, desde que entró en la política, desde el 45 hasta el 74 que se murió, nunca llegamos a dos dígitos de pobres en Argentina. El momento más grave fue el final de su vida que había un 8% de pobres. Nunca llegamos al 10% en Argentina.

Argentina no era un país así, no era un país de 60% de pobres. Nos parecía raro cuando íbamos a los otros países y veíamos la situación.

Argentina no era un país que tenía el 25% de trabajadores en blanco, nada más. Argentina iba a tener el 95% de trabajadores en blanco. Hoy tenemos el 25%.

Era un país con derechos, con clase media. La clase media también tiene que ver con qué es un derrame inducido. Es decir, cuando el trabajador está bien, puede gastar plata en ir a un médico privado, ir a un psicólogo, ir a un profesional, en contratar a un arquitecto para hacer algo en su casa. Es un derrame, como decía Perón, inverso.

Cuáles son las provincias más perjudicadas por la quita de subsidios al transporte y cuánto perderán

CM: Hay un tema que parece empezar a repetirse como ha pasado en otro momento, y es la cantidad de trabajadores que con el encarecimiento del boleto empiezan a salir del barrio caminando, saliendo antes de su casa para llegar al trabajo, echando mano a la bicicleta para poder ahorrar un boleto. ¿Cómo lo está viendo?

No te olvides de los remises truchos y las motitos, los Volkswagen todos rotos, llevando seis personas, que salen del fondo del barrio, te dejan en la ruta y te cobran menos que el colectivo. En autos o una camioneta, también he visto acá en un barrio, una camioneta que hace ese recorrido y van todos atrás.

En el mundo el transporte se subsidia, pero en el interior de Argentina Milei decidió que no

CM: ¿Hace cuánto que no veía eso?

No, eso uno lo veía en Latinoamérica, acá no se veía eso. Creo que había algunos lugares así de remises truchos en algunas paradas importantes, en Puente La Noria, en algunos lugares así. Pero hoy, la señora que tengo acá enfrente de mi casa trabaja de eso, agarra y lleva a la gente por el mismo recorrido que el colectivo, delante del colectivo, y  llevándola hasta la ruta.

Entonces, por supuesto, este pueblo tiene muchísimo ingenio para rebuscarsela, pero no es digno que tengamos que vivir todo esto, y no es digno que el Gobierno lo único que haga sea construir enemigos constantemente.

Yo creí que, bueno, nosotros ya tenemos la espalda re dura de que nos peguen con un lonjazo, digamos, se te va cicatrizando y ya no te preocupa, porque uno está contento con su conciencia, con Dios, con la Virgencita y con el Papa, que sabe lo que hacemos.

Comediantes, el Papa, Adorno y el FMI

El problema es que se le agarra con todos, entonces ves que es un baile de pelea, y la verdad es que no vamos a salir así. Ningún país sale peleándose de esta manera. Eso termina mal. Y si termina mal, quienes van a sufrir es esta gente.

La crisis del 2001 terminó, después de la caída de un gobierno, con el 50% de pobres. Ahora vamos a ir a una crisis de un Gobierno que puede terminar mal, que puede terminar yéndose, y ojalá no pase, con 60% de pobres. ¿Qué va a pasar? ¿Nos vamos a comer los unos a los otros? Insisto, la situación es muy difícil, la gente no llega a fin de mes, muchos artículos se han transformado en artículos de lujo.

Mi hijo hoy me pidió un chicle, uno de esos de la marca conocida. ¿Cuánto vale un chicle? $60.

MVB FM